Recordar es Vivir: LUNES POPULAR y III (El día que Elizabeth Morales nos dio un autógrafo), por María Laura Marrero.

nov 30, 2014 Sin comentarios por

Nuestra amiga Mariana quería ver Oriana, todos estábamos segurísimos que solo era porque rimaba con su nombre, pero años después ella aun la recordaría como la mejor película venezolana que haya visto. Ella soñaba con hacer una propaganda de Belmont y bailar tu rurutu turuuuen la playa, o ser una “pelo lindo”. Una vez fue con Beatriz a “auducionar” pero eran menores de edad y no las dejaron; las llevó una prima de Bea y a ella si la agarraron…que por cierto, dos años después, la chama se casó con el productor….se ve que la había escogido desde el principio.

Queríamos música y diversión, así que nuestra amiga “La Negra” propuso Agua que no has de beber, nadie sabía mucho acerca de la trama, pero a todos les parecía divertido  que en el Soundtrack estaba, por supuesto , la canción de Daiquiri con el mismo nombre. Ir al cine con ella siempre era muy divertido, al salir nos buscaba su mamá y nos compraba un helado en el camioncito q se paraba afuera, cuando le pedía los helados le decía: “sírveme como si fuera para ti y cóbrame como si fuera tu mamá”, cuando le cobraban le decía: “me cobraste como si fuera tu suegra”.

Beatriz la que nos recomienda es Domingo de Resurrección: Una familia de clase media integrada por 6 personas: León Camacho (Juan Manuel La Guardia) y su esposa, la hija y dos amiguitos, va a la playa a pasar la Semana Santa; al final de la tarde del domingo de resurrección muere la mamá de la señora Camacho, de muerte natural y empiezan las diversas situaciones entre trágicas y cómicas, hasta el punto de ser robado el vehículo en que se desplaza la familia Camacho, en cuya parrilla reposa el cuerpo de la fallecida señora, todo un clásico de la comedia venezolana.

Lo que pasa es que ya la habíamos visto. Eso fue el día de la bolsita de maní, cuando vino con nosotros Noris,que siempre se gasta  en chucherías aproximadamente el triple  de lo que gastó en la entrada de cine. Tiene el  arte de caminar con una bandeja llena de chucherías que le tapan todo el  campo visual y ni siquiera tropezarse. Por supuesto, compró  algo salado (un CheeseTri y una bolsita de maní salado Jack’s), algo dulce (un Cri-Cri y un Carlton), un refresco, cotufas (que si bien son saladas pasan a ser como un ítem aparte) y unos caramelos Certs para no quedarse con mal aliento.  Lo peor es que  para el momento que han terminado los trailers, generalmente no le queda nada para consumir. Y no precisamente porque sea generosa, todo lo contrario es bien  pichirre . Lo único que le quedaba cuando empezó la película fue una bolsita de maní.. Jamás  podrás estar consciente de todo el ruido que hace una bolsa de papitas o maní, hasta que la tienes que abrir en un lugar sumido en un total silencio y el único sonido “envolvente” es el de la bolsita de 18  cm que, a propósito, hoy día, sólo viene llena como hasta la mitad. A Noris se le acabaron las chucherías antes del noticiero,  que se llamaba Noticolor. Siempre pasaban noticias corporativas que cuando éramos chamitos  no entendíamos y lo que hacíamos era apostar si saldría el típico cura bendiciendo  alguna oficina o local.

Años más tarde, y con el background de nuestra cultura del cine, nuestra amiga Adriana tuvo  el privilegio de hacer la presentación animada del noticiero de BOLÍVAR FILMS. La primera vez que lo vio en el cine, se le salió un grito de emoción: “Eso lo hice yooooo”!!!

Después aprendió a controlar la emoción cada vez que lo veía y así se fue acostumbrando a ver el resultado de sus maravillosos trabajos que siguen destacando hoy en día por su creatividad y buen gusto.

Estábamos haciendo nuestra cooooola para comprar las entradas que hoy están a 2,50Bs porque es Lunes Popular. Y de pago en efectivo, aquí no había posibilidad de tarjeta de crédito, ni débito, ni internet ni nada: chin chin!. A mí me habían dado 10 Bolos, así que lo que me sobre de las chucherías me lo encaleto.

Las entradas eran de un papel poroso y áspero, parecido al de periódico, que se teñía de colores pastel: rosa, verde, amarillo… La entrada contenía información sobre el cine, no sobre la película que ibas a ver. A veces la fecha, y tenían una forma estrecha y alargada. Un agujero circular marcaba la separación entre entradas.

Cuando estábamos en la cola, dice Verónica que es la más farandulera de todas:

-aquella catira que está más adelante no es Elizabeth Morales la que sale en Amaneció de Golpe?

-Ay sí! Muérete! Es ella!

-Dicen que está empatada con el actor José Zambrano.

-No te creo! Y ese no es pato?

-No chica, que pato va a ser, eso es un papel que hace en una novela y como el tipo es buenísimo todo el mundo se lo ha creído.

– Buenooooo, ya veremos cuanto duran, esos amores de farándula no aguantan nada.

Amaneció de Golpe de 1998, con un guion de José Ignacio Cabrujas;  está basada en un hecho real de la historia contemporánea venezolana y se centra principalmente, en el ataque realizado a la residencia presidencial “La Casona” por un grupo de soldados rebeldes, durante la intentona golpista del año 1992. Y paralelamente va presentado la vida de algunas familias vecinas de “La Casona” que quedan atrapadas durante la noche y la madrugada del fallido golpe de estado .

Sin muchos adornos esta película cuestiona directamente a un sistema de gobierno de los últimos 40 años. Sin condenar las acciones de los golpistas, deja al juicio del espectador cualquier valoración del hecho; pero presenta por un lado imágenes de los saqueos del año 1989, conocido como  “El Caracazo” y que era una de las razones que esgrimieron los líderes de la intentona para justificar los hechos  y por otro lado presentaron en la película imágenes sangrientas de los muertos y heridos que dejó como saldo este levantamiento militar.

Por fin nos pudimos acercar a “La Morales” y hablamos con ella:

-Nos puedes dar un autógrafo? Es que fuimos a ver el estreno de “Amaneció de Golpe” y no te vimos.

-Ay! Pues resulta que después de años esperando que se estrenara la película, vino a ser el mismo día que nació mi hija.

-Qué casualidad! El mismo día!, o sea que la que estaba de estreno eras tú jajaja. Y por qué dices que llevabas años esperando?

-Bueno, es que esa película se filmó durante dos años con unos cuantos meses de descanso en medio. Lo más difícil fue mantener la misma apariencia física (el mismo look, el peso, etc.).

La verdad es que yo no sé por qué le fue difícil, si ella está siempre igualita.

-Y que tal tu experiencia en esa producción?

-Realmente fue una gran experiencia como actriz. Muy Holliwoodiense todo lo de los tiros, las explosiones. Era todo muy real. Fue alucinante.

-Hace poco escuchamos a Chávez decir que la escena que más le gustó es una que haces precisamente tú, qué nos puedes contar de ese momento?

-Exactamente eso me dijo, que en esa escena el soldado da sus razones y la opositora también habla desde su visión.

-Y nos puedes decir si la película da una visión chavista u opositora?

-Bueno, fíjate que al final de la película aparece estas líneas:

“Siete años después de estos hechos el país se ha seguido deteriorando y los Venezolanos continuamos en la incertidumbre, buscando la manera de vivir en democracia sin corrupción y sin perder la dignidad”.

-Además, al final de la película aparece en pantalla la imagen del líder golpista diciendo aquel famoso “por ahora”. Imagínate si estaba pensada para favorecerle, que el estreno se aguantó hasta empezar la campaña. La película se estrenó en Septiembre y él ganó las elecciones en Diciembre.

Muy interesante lo que nos contó Elizabeth. Y bien simpática la muchacha.

Y en nuestra aventura de cine de este “Lunes Popular” no hay otro “por ahora”. Llegamos hasta aquí agradeciendo a todos los que han  participado dejando su testimonio generosamente, enriqueciendo enormemente estos textos y demostrando una vez más que “Recordar es Vivir”.

María Laura Marrero

Firmas
Sin respuestas a “Recordar es Vivir: LUNES POPULAR y III (El día que Elizabeth Morales nos dio un autógrafo), por María Laura Marrero.”

Deje una respuesta