La vida Empuja: Los tres alegres compadres, por Gilberto Varela.

ene 23, 2015 Sin comentarios por

Una tarde pesada, la oficina estaba llena de calor y aburrimiento. En ese entonces estaban reformando el edificio para hacer las nuevas oficinas del canal y aún no habían hecho el túnel que nos comunicaría a los estudios, así que por ley teníamos que salir a calle y dar la vuelta hasta llegar a la entrada que quedaba justamente de Bárcenas a Rio. Las oficinas estaban ubicadas en el edificio del Automóvil Universal (antigua RCA Víctor) perteneciente a la corporación radiofónica justo detrás de Radio Caracas TV. Al frente disfrutábamos del “Bar restaurante Rico” en donde todos nos reuníamos para comer. Aquél día, como casi siempre me encontraba solo en la amplia sala con tres máquinas OLIMPYA manuales y dos copiadoras de alcohol en donde Manolo Malpica (el copista de Radio rochela) venia dos veces por semana hacer ese trabajo. De pronto apareció un chico alto, flaco, desgarbado con grandes gafas y un aspecto de ¿Dónde está Willi?…y me soltó su retahíla…comenzó hablándome que estudiaba periodismo en la Universidad Andrés Bello donde tenían un plató de audiovisuales.

Me llamó la atención lo emprendedor, parlanchín y avispado que era (y no me equivoqué) con el tiempo nos hicimos muy amigos, tanto, que estuvimos a punto de crear otro “Gallo Pelón” y que tendría por nombre “El Megaterio”, del que todavía guardo algunas caricaturas. Así fue como conocí a Carlos Sicilia.

Carlos Cicilia

 

 

 

 

 

Comenzó su andadura en Radio Rochela haciendo viñetas políticas bajo el seudónimo de CESH(Las iniciales de su verdadero nombre: Carlos Emilio Sicilia Hernández) y le puso por nombre “El rochelápiz de Cesh”… ese fue el verdadero comienzo de Carlos Sicilia en este mundo televisivo. No recuerdo el año, creo que eran principio de los 80. Carlos fue quien me trajo a Emilio Lovera y a Francisco Martínez, los tres eran inseparables. Francisco colaboraba con Carlos en las ideas de la viñeta y de vez en cuando tenía ideas para escribir en la Rochela, con el tiempo Francisco se convirtió en uno de los más prestigiosos libretistas de humor en Venezuela.

Emilio por sus imitaciones tan perfectas, era genial y desde el primer momento quedé fascinado con su talento y hasta el día de hoy lo considero por su versatilidad y extraordinario talento como el más grande actor cómico que hemos tenido en los tiempos modernos y además un Showman fuera de serie y no dudé ni un instante en ponerlo en el Staff de actores de Radio Rochela.

Emilio Lovera

 

 

 

 

 

Emilio no tenía “Carnet” por ello, el comienzo de Emilio fue algo traumático por problemas “sindicales” y nos costó mucho que entrara. En aquél tiempo teníamos a un delegado sindical de apellido Magallanes que también era camarógrafo, buena gente… pero terco como una mula. Cuando Magallanes no estaba en el equipo técnico, yo ponía a Emilio y si Magallanes lo descubría entonces se formaba un rifirrafe de novela. Hasta el punto de detener la grabación si Emilio trabajaba. Entre los técnicos también había división de criterios. Al fin y después de tanto “dale que dale” Emilio pudo conseguir el tan deseado permiso sindical y no me extraña que hasta el mismo Magallanes metiera su mano en el Sindicato para que le dieran el permiso. Y cuando la puerta estuvo abierta el talento afloró y no ha dejado de dar frutos.

En este momento, cuando el pasado viene a mí, me llena de orgullo pensar que aquellos chicos casi adolescentes como Carlos Sicilia, Francisco Martínez y Emilio Lovera, cada uno en su campo, hoy son referentes.

Gilberto Varela

Cátedra del humor, Firmas, Gilberto Varela
Sin respuestas a “La vida Empuja: Los tres alegres compadres, por Gilberto Varela.”

Deje una respuesta