REFLEXIONES: Silencio y Soledad, por Angélica Perozo Piña.

ene 31, 2015 Sin comentarios por

Por qué hablas de soledad, si aunque parezcas ausente logro verte entre tanta gente.  Y si yo logro verte, es porque tu magia es atrayente y eso no es soledad.  Sal de tu morada oscura y escondida y regálate a la vida.  Reparte sonrisas, llénate de ilusión, termina de dar ese paso que tu sentir acobarda y con temblor amarras para aferrarte a eso que llamas soledad.

Y es que te vi suspirar alegando cansancio, te vi pensando o quizá simplemente con tu mente aislada, vacía de tanto pensar.  Ven conmigo a bailar, dame tu mano y te regalo un abrazo; dame un beso y te regalo un te quiero; dame un sueño y te regalo mi corazón.

Me dices que tu cuerpo caduca, que la vida expira.  Eso ya lo sé.  Mi cuerpo está caducando y mi vida sigue avanzando y mientras más avanza, más se acerca a su fin.  Entonces, si ya eso está, ¿qué podemos cambiar? Un sueño, una fantasía, cuéntame tu sueño y tu fantasía, tal vez lo compartimos y no lo sabemos.  ¿Por qué no? tú y yo compartiendo un sueño.  O acaso te avergüenza la compañía sincera de quien te ofrece un abrazo a cambio de un te quiero.

Tu soledad es trasparente, y mi silencio la escucha, es sonora.  Sonríe cuando no la sientes, baila cuando estás durmiendo, se escapa de la cárcel de tus sueños y es capaz de construir castillos donde hospedar a cantantes viajeros, de esos que entonan cantos a la vida y regalan poesía a los caminos y a los senderos.

Hoy no quiero dormir, tu soledad se ha escapado de nuevo y a mi silencio ha venido a invitar.  Tu soledad y mi silencio cantando se han ido a pasear.  Entonces mi silencio escucha lo que tu soledad ansiosa le ha querido contar.  Sigo despierta esperando su regreso y en la espera descubro que mi silencio es capaz de gritar que tu soledad por fin ha salido a bailar.

Sonriente, te veo sonriente.  Y es que en silencio esperé el bullicio de tu soledad alborotada,  queriendo bailar para acompañar mis pasos.  ¿Sientes lo bonito de tomar las manos y bailar al compás de notas que saltan a las estrellas, construyendo melodías  que siguen entusiastas el trinar de los cantares y transforman en centellas los chispazos de nuestros andares?

Yo sé que lo sientes y te lo digo en silencio para que tu soledad no se despierte, porque así en soledad, mi silencio encuentra esa puerta alegre y bulliciosa, que detrás de esa suave sonrisa se deja mostrar ansiosa.

Deja a tu soledad enamorarse del silencio, deja que tus ojos muestren el portal de calladas melodías de un corazón suspirante.  Abriga tu ilusión con una manta de emoción y no dejes que se te escape.  Verás que ya no hay soledad, sólo momentos de silencio que te dejan en calma para pensar, para suspirar y seguir, para compartir y abrazar, y caminar con el recuerdo de los amores que ya no están y de los amores que ahora brotan del silencio y alborotan el bullicio desesperado que clama tu corazón enjaulado

Ahora podré contar que el silencio se llevó a la soledad y perfumó el viento de tus suspiros con las miradas que gritan un te quiero. Bienvenida tu soledad arropada en mi silencio, bienvenidos los cantos que acompañan ahora tus pasos en una danza alegre que te animas a bailar.  Bienvenida tu mirada clavada en mi silencio.  Bienvenida tu sonrisa contagiándose en la mía.  Bienvenida la armonía que regalas con tu compañía a esos bulliciosos silencios que una vez dejó tu partida.

Silencio y Soledad

 

 

 

 

 

 

Silencio y soledad, cantando están ahora, riendo van bailando, tomados de las manos, acompañando a la vida, despidiendo las tristezas y descubriendo las sonrisas escondidas como niños detrás de los sueños, de los que ya pasaron y de los que aún no empiezan.

Angélica Perozo Piña.

 

 

Angélica Perozo, Firmas
Sin respuestas a “REFLEXIONES: Silencio y Soledad, por Angélica Perozo Piña.”

Deje una respuesta