La Universidad Siempre. Pensador inmarcesible. Por Carlos Guillermo Cárdenas D.

abr 30, 2015 Sin comentarios por

Considerado por unos el pensador más enigmático del siglo XX y por otros el más influyente del habla inglesa, Bertrand Russel dejó una obra escrita tan abundante, que  mereció el  nobel de literatura (1950); defendió los ideales humanitarios y la libertad de pensamiento. Dotado de una inteligencia muy especial, transitó los más disimiles y excluyentes caminos. La educación, la psicología y la política le atrajeron de manera particular. Los ensayos valiosísimos evidencian suagudeza mental e intuición.

La capacidad extraordinaria para captar los fenómenos de su época, acompañado de una expresiva cualidad llena de gracia, soltura y encanto comunicativo, permitieron llegar al lector de manera sencilla y atractiva. Creía en el progreso científico de la humanidad que permitiría mejorar la calidad de vida del ser humano. En una de sus obras Elogio a la ociosidad se planteó “qué sucederá cuando se alcance el punto en que todo el mundo pueda vivir confortablemente sin trabajar largas horas”, y al final responde “el buen carácter es, de todas las cualidades morales, la que más necesita el mundo, y el buen carácter es la consecuencia de la paz y la seguridad, no de una vida de ardua lucha”.

Fue de los primeros en plantear la igualdad de género. Defendió la planificación familiar y el control de la natalidad. Promovió el crecimiento poblacional planificado de la zonas más deprimidas y subdesarrolladas (1960) para evitar una explosión demográfica (¡que razón tenía!).

Bertrand Ruseel fue una las personalidades más asombrosas que haya conocido la humanidad. Muy entrado en edad, vivió casi un siglo (97), escribió varias novelas cargadas de ironía, de soltura y buen humor. Fernando Risquez Iribarren, psiquiatra venezolano, que dictó la conferencia“El corazón y el sufrimiento” en el Congreso de Cardiología de Maracaibo, hace 35 años, emulaba su personalidad.

Carlos Guillermo Cárdenas D.

Firmas
Sin respuestas a “La Universidad Siempre. Pensador inmarcesible. Por Carlos Guillermo Cárdenas D.”

Deje una respuesta