Tu asesora farmacéutica: La fibromialgia. Por Mariela Salabarría Fernández.

jul 21, 2015 Sin comentarios por

La  fibromialgia  afecta al 2% de la población en su mayoría al sexo femenino. Podríamos decir que es una  una anomalía en la percepción del dolor, de manera que se perciben como dolorosos, estímulos que habitualmente no lo son. La fibromialgia se caracteriza por dolor musculoesquelético generalizado  con sensación dolorosa a la presión de puntos específicos. Este dolor se asemeja al originado en las articulaciones pero no es una enfermedad articular. En ocasiones ese dolor lleva a rigidez generalizada, sobre todo al levantarse por las mañanas,  sensación de inflamación mal delimitada en manos y pies, hormigueos poco definidos que afectan de forma difusa sobre todo a las manos.

La Fibromialgia 1No se conoce la causa de esta alteración, a pesar de ello se le atribuye la implicación de varios factores. Algunos pacientes desarrollan la enfermedad sin causa aparente  en otros se manifiesta después de procesos identificables: una infección bacteriana o viral, un accidente de automóvil o en otros casos aparece después de que otra enfermedad conocida limite la calidad de vida (artritis reumatoide, lupus eritematoso, etc.).

Es el reumatólogo quien la identifica, al coincidir la evaluación clínica con la descripción que da el  grupo de expertos a lo largo de años de investigación. De momento es una enfermedad que no tiene curación definitiva, el objetivo del tratamiento se fundamenta en dar mayor calidad de vida a los que la padecen.

El dolor es uno de los síntomas que más afectan a el paciente. Puede comenzar de forma generalizada o determinadas zonas del organismo como son el cuello, hombro, columna por solo mencionar algunas. Cuando la persona acude por ayuda a su médico la expresión más usual para referir su malestar es “me duele todo” otros comentan que el dolor se presenta con sensación de quemazón, presentándose a diferentes horas del día. Otra de las repercusiones directa en la calidad de vida de estos pacientes, es el insomnio que padecen lo que los lleva a situaciones de estrés marcado, a estados de cansancio que se mantiene todo el día, lo que suelen expresar con frases como “me encuentro agotada, me falta energía”, “me levanto más cansado que cuando me acuesto” Este cansancio que padecen es similar al que se presenta en el síndrome de fatiga crónica. Otros síntomas son la depresión, episodios de ansiedad, dolores de cabeza, sequedad en la boca y los ojos, colon irritable, trastornos circulatorios de las manos y los pies.

En esta enfermedad no es suficiente con ir al médico y utilizar medicamentos. La actitud del enfermo es muy importante para afrontar sus manifestaciones. Te recomiendo algunas pautas que solo te pueden llevar a incrementar la calidad de vida, hacer más llevadera tú padecimiento.

fibromialgia  2Una actitud positiva ante las cosas de cada día es fundamental. Busca un ambiente familiar cómodo, flexible y libre de exigencias.

  • Marca objetivos diarios que sepas que puedes cumplir, ir a dar un paseo al aire libre, marca tú el ritmo, el limite permite que te acompañen disfrutaras del ejercicio que permite que tus músculos se fortalezcan, el aire libre que te oxigena y de la compañía que te hará sentir lo que ya saber “ que para los que te rodean eres importante “
  • Da justo valor a lo que consigues proponte una nueva meta cada día y siéntete feliz por la ya conseguida
  • Siempre que precises ayuda, búscala son muchos a tú alrededor que es están dispuestos a dártela. No sientas temor al expresar, “padezco fibromialgía”
  • Es muy recomendable el aprendizaje y práctica de técnicas de relajación. Ayudaran sin lugar a duda a bajar tus niveles de estrés
  • Evita sustancias, bebidas estimulantes, en las horas próximas a dormir así como temperaturas extremas en la habitación, utiliza una almohada baja, un colchón cómodo

Recuerde convivir con la Fibromialgia es difícil pero no imposible. “manténgase en movimiento, no se rinda”.

Mariela Salabarría Fernández.

 

Firmas, Mariela Salabarria
Sin respuestas a “Tu asesora farmacéutica: La fibromialgia. Por Mariela Salabarría Fernández.”

Deje una respuesta