Autogol. Por Ramón Guillermo Aveledo.

jul 31, 2015 Sin comentarios por

Al llamar “irritante y vomitiva” la visita de cinco senadores iberoamericanos, el presidente Maduro se hace daño a sí mismo, a su gobierno y al país. Los visitantes fueron respetuosos en el fondo y en la forma, nada solicitaron que no esté en nuestra Constitución, quisieron dialogar con representantes de los poderes públicos y ni siquiera obtuvieron respuesta. Se las arreglaron los que mandan para hacernos quedar mal como venezolanos ante el mundo entero.

No quería el Presidente quedar como débil ante los suyos, comportándose como corresponde con los parlamentarios visitantes. Sin darse cuenta del lugar que ocupa, prefirió hablar como jefe de un bando político que como el Presidente de todos los venezolanos que es, según la Constitución. Eso perjudica el interés nacional, pues presenta mundialmente a Venezuela como una republiqueta cuyas instituciones no se respetan a sí mismas y por lo tanto no son confiables. ¿Y quién invierte en un país así? Pero además al insultarlos, a quien en realidad insulta es a los venezolanos que lo siguen, pues exhibe la mala imagen que tiene de ellos si cree que los complace al utilizar ese lenguaje. Estoy seguro de que la abrumadora mayoría del pueblo partidario del proceso no se siente representada en ese lenguaje bochornoso que rechaza.

El uso abusivo, obedeciendo a una orden propagandística, de expresiones como “ultraderecha fascista” para todo aquel que venga a Venezuela a sostener valores universales como la democracia y los derechos humanos, que por cierto están en todos los tratados internacionales que la República ha firmado, es muestra de ignorancia que refuerza la mala imagen planetaria que nuestros poderosos han decidido cultivar.

Uno de los senadores españoles que vinieron milita en el Partido Popular, mayoritario en España y en Europa. Los otros son todos de la oposición al gobierno del Estado: uno del Partido Socialista Obrero Español y los otros dos nacionalistas vascos y catalanes. En su conjunto, representan a nueve de cada 10 parlamentarios de España. El senador uruguayo es del Partido Independiente, de centroizquierda como el Pose. En los parlamentarios que se adhirieron a su Declaración de Caracas, un documento tan principista como ponderado, hay un arco de ideales políticos democráticos.

Con esa patada infeliz, el Presidente ha marcado un autogol. Lo malo es que, por tratarse del Jefe del Estado, injustamente vale contra Venezuela entera.

Ramón Guillermo Aveledo

@AveledoUnidad

Leer más en: http://www.ultimasnoticias.com.ve/opinion/firmas/ramon-guillermo-aveledo/autogol.aspx#ixzz3hPQrPbZx

Firmas
Sin respuestas a “Autogol. Por Ramón Guillermo Aveledo.”

Deje una respuesta