La vida empuja: “Urbanización Pro patria” Por Gilberto Varela.

jul 31, 2015 1 comentario por

En los años 50 vivíamos en una habitación de la casa de vecindad de la esquina de Teñidero. Mi madre trabajaba como secretaria en el ministerio de Justicia y algunas veces traía unos enormes y pesados libros en donde copiaba documentos con su puño y letra en páginas con membrete. No recuerdo de qué trabajo se trataba pero se quedaba hasta las tantas para poder terminarlo.  Le pagaban por documento hecho. Seguramente era un trabajo extra que consiguió en el ministerio y así poder redondear el mísero sueldo que ganaban las secretarias en aquel entonces. Fue la época en donde por fin mi abuela pudo ahorrar y comprarse la máquina de coser Singer por  la que tanto había soñado. De vez en cuando mi madre salía con comitivas fuera de Caracas y me llevaba con ella, así pude con conocer lugares como la cárcel de mujeres, cárcel  del Tocuyo, la de san Juan de los Morros y otros sitios penitenciarios dependientes del Ministerio de Justicia. Allí se tomaban las fotos de las labores que realizaban los presos que más tarde eran trasladadas al boletín oficial del ministerio en la Gaceta Oficial en la cual se recogían todas las informaciones referentes a las actividades que el ministerio tenia. Fue como mi  madre se inició en el periodismo y las rotativas, donde hizo una larga carrera pasando por todos los diarios y revistas más importantes de Venezuela. Creo que por ser una persona de confianza en la Gaceta le fue adjudicada una vivienda en la recién construida “Urbanización  Pro patria”. Estuvimos en su inauguración. Aquel gentío caminando por los edificios recién construidos. Recuerdo que el bloque 6 eran tres grandes bloques de 15 pisos pegados y en cada uno tenía una inmensa letra pintada “M.P.J” Marcos Pérez Jiménez y se podían ver desde el lugar más alejado. Después de Pérez Jiménez les llamaron Super Bloques.

Pro Patria, CaracasA nosotros nos asignaron una vivienda en los bloquecitos de cuatro pisos entre las calles 9 y 10. Nunca habíamos tenido una viviendo de esa “categoría”. No fue un regalo, recuerdo muy bien las peleas de mi abuela cuando mi madre se retrasaba con el pago del mes. Allí viví cuatro años. Me hice amigo de un montón de gente. Los chicos del barrio formamos un club con estatutos y todo y le pusimos por nombre “Club Alianza”ahí en las fiestas que hacíamos en las casas de cada uno, aprendí a bailar con la música de la “orquesta Aragón” “Orquesta América del 55” y tantas otras de esa época.

El tren del Encanto, Gilberto Varela

Una vez hicimos una excursión al “El encanto” en tren, que se cogía en la estación de Caño Amarillo. Y se le llamaba “El tren del encanto” fuimos una sola vez, y nunca se me olvidó. Fue la primera vez que me monte en un tren. Todo esto desapareció después del asalto al tren del encanto. Cuatro años viví en Pro Patria y mi abuela fue muy feliz pensando que ese sería algún día el hogar de la familia… su sueño se despedazó con la caída de Pérez Jiménez…pero eso es otra historia.

 Gilberto Varela.

Firmas, Gilberto Varela

Una respuesta to “La vida empuja: “Urbanización Pro patria” Por Gilberto Varela.”

  1. Giberto Varela says:

    …continuará…

Deje una respuesta