RUNRUNES. Por Nelson Bocaranda Sardi.

jul 31, 2015 Sin comentarios por

ALTO

¡AYY… ESAS TIERRAS!: La lengua es castigo del cuerpo, dice el sabio y antiguo refrán. Chávez y Maduro tendrán la culpa cuando no nos entreguen ni un pedazo de la tierra que hoy reclamamos en medio de una batalla por cualquier micrófono que se encuentren el presidente venezolano y su canciller y cuya respuesta ha sido similar desde su contraparte guyanesa. El Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon lo que hizo antier fue repetir lo mismo que dijo a Georgetown. Enviar una comisión a los dos países para tratar de “oficiar de buena fe” entre las partes. El rechazo venezolano a ir a la Corte Internacional de Justicia se basa en la muy alta probabilidad que allí se dé la razón a Guyana. Mientras que en el caso con la delimitación Colombia-Venezuela, la sentencia de la CIJ en torno a la señalización de las fronteras  Nicaragua-Colombia sentó un precedente positivo para esta discusión lo que  aunado al retirado decreto 1787 -el de las equivocaciones del régimen de Maduro- también ayuda hoy a la calma en el vecino gobierno colombiano, que se dio por satisfecho con la enmienda roja rojita. Gente cercana al gobierno, José Vicente entre ellos, han recomendado llamar a los expertos venezolanos, a los diplomáticos de carrera que tuvieron en sus manos las reclamaciones territoriales para que ayuden en la estrategia a seguir. Basta saber si los “ungidos del comandante eterno” entenderán lo importante del tema que no debe ser político electoral.  Con la escasez de productos, el costo inflacionario-galopante de la vida diaria y la criminalidad desatada, auspiciada y protegida; el tema con Guyana no podrá -ni debería- ser electoral. Ya antes, varios negociadores habían propuesto un acuerdo político con Guyana para garantizarnos la salida al Atlántico pues para  Guyana se hacía cuesta arriba entregar 2/3 de su territorio. Y vino el comandante y les estimuló sus apetencias dándole luz verde a las concesiones. Hoy hasta Brasil está más cerca de Guyana que Venezuela…

MEDIO

PETROCARIBE: Por si no lo sabían el petróleo que Venezuela vende a descuento a los gobiernos de Guyana, Jamaica, Surinam, Ecuador, Cuba y República Dominicana no lo disfrutan sus pueblos a un precio menor debido a que sus gobiernos le venden el combustible con precios mayores que el que Estados Unidos fija a sus consumidores. Ayer nomás lo explicaba José Luis Pirela del MPV al pedir que se paralizaran esos convenios que “ocasionan pérdidas para la República, como Petrocaribe, que pasó de $ 14.600 millones en 2011 a más de $ 20.000 millones en 2014, mientras que del 2015 no se sabe nada porque es una caja negra”. Sobre las deudas rebajadas: “Pdvsa le vendió a Jamaica la deuda de esa nación caribeña con Petrocaribe de $ 2.920 millones por $ 1.500 millones, lo que implica que se aplicó una rebaja del 48,6%, similar a la que aplicó a República Dominicana cuando recibió solo la mitad de la deuda de $ 4 mil millones. Un gobernante no puede decidir un aspecto tan importante sin ante ser debatido en la AN”. Vean que Guyana lo ha disfrutado plenamente. No la Exxon-Mobil…

¿INHABILITACIONES?: Vienen mas pero solo por el lado de los partidos democráticos. Los absurdos de la obsecuencia del funcionariado rojo no tienen límite. Un abogado me indica que los “cesta tickets” no deben ser declarados pues son beneficios contractuales. Ven la paja en el ojo ajeno pero no la colita a su nodriza por parte del ministro Elías Jaua o los repartos de equipos de Cantv por parte de selectos rojitos. Tampoco el uso de aviones oficiales por parte de candidatos del régimen a la AN para hacer campaña o comprar leche y papel higiénico en Aruba. Mucho menos comprando propiedades mil millonarias en las Antillas Neerlandesas siendo funcionarios públicos sin haber hecho declaración de bienes. El CNE solo obedece y no cuestiona ni exige razonamientos. La misma declaración de Maduro en la ONU negando la visita de observadores reitera que no hay división de poderes. Aunque sea parte de la siembra de desesperanza para disminuir el deseo de votar entre los opositores, el mundo se dio cuenta -desde esa tribuna- de los atropellos que desde la presidencia se cometen contra las instituciones democráticas. La encuesta de Venebarómetro que arroja un resultado del 71,2% de los consultados calificando de malo al gobierno y donde apenas un 31,5% cree en la guerra económica mientras que el 57,3% señala al gobierno como responsable, sembró mas angustias. Por ello soltaron unas divisas para las resinas de las botellas de agua, una ligera importación de cebada y de atún. El miedo creciente augura mas atropellos…

BAJO

¿EL IR-RESPONSABLE?: No fue el militar ministro de alimentación quien presionó a Maduro para que dirigieran toda la producción de alimentos a la minúscula red de expendios rojos. Su odio y sus decisiones contra el sector productivo privado lo hacen merecedor de todo tipo de dudas. Sin embargo en ese tema no fue el responsable, más bien ha venido abogando por eliminar las guías de distribución por ser otro “foco de corrupción” (SIC). A quien tuvo que desautorizar Maduro fue a uno de sus más cercanos colaboradores: Homar Farahón Viera, superintendente de Gestión Agroalimentaria quien pasa con frecuencia por encima del ministro Osorio. Guapo y apoyado…

CAVANDO FOSO: El raspado de olla en medio de la debacle económica roja no tiene parangón. La crisis del país parece acicate para robar -¿o coger lo que consideran suyo tras el ejemplo de los jefes?- lo mas que se pueda. Sabiendo el drama del abastecimiento y la escasez esto debería ser frenado -y penado- cuanto antes. Me lo detalla un importador de alimentos: “Los contenedores pueden venir de España, Brasil, Argentina o cualquier país. Con todo en regla. Hasta las certificaciones. Los gastos de importación y nacionalización deben ser pagados con 15 días de anticipación para poder retirar la mercancía. Cuando llega el último paso, la salida de la carga, los guardias presentes exigen un soborno, un pago de 3 millones de bolívares so amenaza de decomiso”. Pone de ejemplo un contenedor con 30 mil botellas de aceite de oliva. Costo 120 mil euros. Cada litro costando aproximadamente 3 mil Bs. pues el precio ronda los 4 euros por botella. Los impuestos a tasa Simad a Bs.200, el arancel a la misma tasa. Me recuerda que hasta el año pasado fue a 6,3, luego a 12 y finalizó en 20 antes de pasar a 200. Todo ello se suma y pasa del 20% del costo del contenedor. ¿Tendrán que vender el litro a 5 ó 6 mil bolívares tras esta autoinflingida guerra económica?…

Nelson Bocaranda Sardi.

www.runrun.es

Firmas
Sin respuestas a “RUNRUNES. Por Nelson Bocaranda Sardi.”

Deje una respuesta