“Bienvenido al país de las colas y el de No hay” La muerte viaja en carreteras y autopistas en Venezuela. Parte III. Tours por la Venezuela de miseria. Por Blas De Paz Santos.

sep 20, 2015 2 comentarios por

“Las principales vías del país tienen más de 43 años construidas.

               Jesús Urdaneta, profesor de LUZ y experto en vías, recomienda

               evaluar cada dos años la pérdida de serviciabilidad del pavimento

               y ejecutar acciones”

El drama de viajar por autopistas y carreteras en Venezuela, se extiende por todo el país. Tal como describimos las aventuras de subida y bajada en la Autopista Caracas -La Guaira (Aeropuerto de Maiquetía), el resto están en iguales condiciones los cráteres, las fallas de borde, la poca iluminación, el asfaltado deficiente, la inseguridad, sumado a los botes de aguas contaminadas por las invasiones ilegales, son parte del panorama que presentan las vías nacionales. Según un diagnóstico técnico del Colegio de Ingenieros de Venezuela (CIV), el 90% de la vialidad está en condiciones de gravedad, de imperfección, restringiendo el libre tránsito, ocasionando la pérdida de vidas, intransitable por la falta de inversión y mantenimiento. No existe una autopista que brinde seguridad y confort a los conductores las 24 horas del día.

 La muerte viaja en carreteras y autopistas en Venezuela, sí, no es una frase preparada ni exagerada por nuestra parte, la tercera causa de muerte por accidentes viales es lamentablemente por el deterioro de la carreteras y autopistas.

La Autopista Regional del Centro (Caracas-Valencia) de una longitud de 158 Kilómetros, que fue la segunda autopista que nos vimos obligados a circular en nuestro Tours por la Venezuela de miseria, fue un verdadero viacrucis, huecos, desniveles, irregularidades en el asfaltado, fallas, malas reparaciones convertidas en huecos inmensos, falta se señalización, rayado, “ojos de gato” que ayude a la buena conducción nocturna (para aquellos valientes que desafían la alta delincuencia existente), iluminación no existe por falta de mantenimiento y por robo del sistema eléctrico, El túnel y el puente de La Cabrera son otra calamidad, el primero tan oscuro que nada se ve, y el puente con huecos gigantescos que han causado varios accidentes, incluso algunos carros y camiones han caído del puente, con respecto al sistema de seguridad es totalmente insuficiente, así lo demuestran la cantidad de asesinatos y atracos en esta autopista.

 Un país sumergido en la ya inevitable rutina de las colas, todas las actividades del día a día tiene como preámbulo su cola respectiva que seguramente supera las 4 horas como mínimo o estás obligado a pagar por el puesto respectivo además de la matraca respectiva de cada uno de los empleados que tendrán que atenderse para solucionar tu necesidad.

 No solo tienen que madrugar para comprar la cesta básica, repuestos, baterías, cauchos o medicamentos, sino también para realizar trámites en la banca pública y privada, desde muy temprano en la madrugada para tratar de alcanzar el número respectivo, algunas entidades reparten 50 números y otras máximo 10 números. Es todo una verdadera aventura urbana: Sillas, termos con agua, comida y café son los implementos que se llevan los ciudadanos para “poder aguantar” las horas en las colas en la banca pública y privada.  

 Siguiendo con el Tours de la miseria, realizamos el Viaje por las colas de Caracas donde pudimos confirmar en contacto con el pueblo el profundo rechazo y hastío de una gran mayoría de la población venezolana. Ciudadanos que se han visto en la necesidad de solicitar en su trabajos permisos no remunerados para poder hacer las interminables colas y poder alcanzar a comprar lo que hay, “Esto es lo más malo que nos ha pasado, no es justo que tengamos que hacer cola debajo del sol. Como no consigo todo lo que busco, me toca correr de supermercado en supermercado”, declara uno obrero desesperado.

 “Según Datanálisis, una encuestadora con base en Caracas, cada semana los venezolanos van en promedio a cuatro o seis supermercados distintos y dedican cinco horas a las compras ( si hay o no hay)”.

 Continuaremos????

 BLAS DE PAZ SANTOS

#HablandoClaroSinCensura

blasdps@gmail.com

@blasdps

Blas De paz Santos, Firmas

2 respuestas to ““Bienvenido al país de las colas y el de No hay” La muerte viaja en carreteras y autopistas en Venezuela. Parte III. Tours por la Venezuela de miseria. Por Blas De Paz Santos.”

  1. Marianella says:

    Vivir en dictadura es una pesadilla, pero peor es la gente que lo vive, habiendo vivido cosas mejores y lo avala y apoya. Comer es una necesidad y mientras nos limiten no veremos que lo realmente importante es salir de esta pesadilla.

  2. Nancy Galeno says:

    Me duele leer este articulo y saber que mi querido país, se encuentra en tan lamentable situación. Mi pais se ha convertido en el infierno en la tierra. Todos debemos luchar, para recuperarlo, con todas nuestras fuerzas y posibilidades. Se lo debemos a las futuras generaciones, que no tienen porque heredar un pais en ruinas.-

Deje una respuesta