Tu asesora farmacéutica. En busca del equilibrio perdido. Por Mariela Salabarria.

abr 06, 2016 Sin comentarios por

En busca del equilibrio perdido1

Las emociones tienen un efecto profundo en nuestra salud, de eso no tengo la menor duda, algo de paciencia y tiempo para escuchar, nos permitirá  valorar  este mundo.

Hemos aprendido a cuidar la alimentación, los hábitos de vida, con el único propósito de tener una mejor salud, de sentirnos bien lo que todos conocemos por “mejorar nuestra calidad de vida”. Pero esto no se logra del todo si no somos capaces de gestionar nuestras emociones.

Por ello, aprovechando que estamos en primavera, vamos hablar de la terapia florar del Dr Bach. Conocido médico inglés que ideó un sencillo y natural método para tratar enfermedades físicas y psíquicas, a través de la personalidad, utilizando para ello, preparados naturales de flores silvestres. Conocido en la actualidad como “terapia floral”. Reconocida oficialmente por la   OMS en 1976, convirtiéndose en una alternativa terapéuticas para profesionales de la salud. De venta en España en oficinas de farmacia y herbolarios, sin prescripción facultativa.

El objetivo fundamental de esta terapia desarrollada por Bach, no es otro que la prevención profiláctica de la enfermedad. Este sistema de curación se asienta sobre la base de que la enfermedad, no es más que el resultado de un desequilibrio emocional que si este persiste produce la enfermedad a nivel orgánico. Siendo sumamente importante restablecer la armonía psíquica y emocional, para logar la verdadera sanación de nuestro organismo. Cuantas veces no intentamos repetirnos a viva voz “mente positiva”, con el único afán de asegurarnos que todo estará bien.

Una de las formas de llegar a este equilibrio, la encontramos precisamente en cada una de las 38 flores de Bach. Depende de su correcta elección que el tratamiento resulte efectivo. Al seleccionarla tendrás que pensar en dos cuestiones fundamentales ligadas a tú personalidad, la primera: ¿cómo eres? y la segunda ¿cómo te sientes? Si ya tienes las respuestas a las preguntas antes expuestas, el siguiente paso será tomar las flores de Bach que necesitas.

Para ello podría decirte que puedes consultar a un profesional sanitario, pero desde mi  experiencia, puedo afirmar que es una de las mayores desventajas de esta terapia, ya que resulta más fácil reconocer los problemas ajenos que realmente los nuestros, lo que en ocasiones nos lleva a seguir la recomendación menos adecuada. Lo más apropiado es determinar nuestro estado emocional en palabras sencillas como: estoy deprimido, abatido, temeroso, me siento solo, tengo miedo…

En busca del equilibrio perdido 2

   Estas son algunas de las aplicaciones terapéuticas más utilizadas

Agrimonia: ansiedad y sufrimientos ocultos tras una coraza de firmeza

Castaño rojo: para personas que se preocupan demasiado por los demás, miedo excesivo por los demás, anticipando posibles desgracias

Mímulo: en los temores a lo desconocido

Hojarazo: agotamiento mental, pereza, sentimiento del “lunes por la mañana

Olivo: totalmente exhausto, falta de energía Mostaza: profunda tristeza, sin causa conocida

Alerce: falta de confianza en uno mismo

 En busca del equilibrio perdido 3Recomendaciones:

-  Utiliza las flores de Bach, como refuerzo, estímulo adicional a tú organismos para superar tus miedos, resentimientos y traumas.

-La dosis a tomar de forma general es de cuatro gotas, cuatro veces al día, debajo de la lengua. Alejada de los alimentos, diez minutos antes o después de los alimentos y de ser posible siempre a la misma hora. Suelen ser más efectivas al despertar y antes de dormir.

- Cuando hablamos de terapias alternativas es muy importante dejar en claro que no se deben sustituir por el cuidado médico, especialmente cuando se trata de alguna emergencia.

- Por su sencillez es compatible con otros tipos de tratamientos, por su inocuidad no hay riesgos por sobredosificación.

Los problemas forman parte de tú vida, buscar la solución también.

Lic. Mariela Salabarría Fernández.

 

Firmas, Mariela Salabarria
Sin respuestas a “Tu asesora farmacéutica. En busca del equilibrio perdido. Por Mariela Salabarria.”

Deje una respuesta