El sueño de Bolívar. Por Pedro Pablo Fernández.

abr 22, 2016 Sin comentarios por

ÚN.- Este 19 de abril celebramos un aniversario más del día en que Vicente Emparan, capitán general de Venezuela, fue obligado a renunciar por el Cabildo de Caracas. Fue un primer paso en la lucha por la independencia, que se concretó el 5 de julio de 1811 con la firma del Acta de la Independencia.

A Miranda le tocó liderar ese primer intento, que terminó en un rotundo fracaso por las intrigas y peleas subalternas de sus compatriotas. En el momento de su arresto Miranda dijo una frase que nos ha acompañado a través de la historia: “Bochinche, bochinche, esta gente no sabe hacer sino bochinche”.

No hubo unidad alrededor de un propósito compartido y se perdió la I República.

A partir de 1813 Bolívar asumió la jefatura. Su propósito fue construir una gran nación con todas las colonias españolas. Colombia, llamó a la unión de Venezuela, Cundinamarca y Quito. De haberse cumplido el sueño de Bolívar seríamos hoy una potencia económica mundial, un mercado atractivo a la inversión, tendríamos salida a los dos océanos y seriamos dueños del canal a través del cual se comunican, seríamos el cuarto país productor de petróleo del mundo.

El esfuerzo descomunal que hizo Bolívar le hubiera valido la admiración de Aníbal, Alejandro Magno y Napoleón. Es increíble que un hombre que se sacrificó hasta el extremo y que alcanzó tanta gloria haya terminado sus días diciendo: “He arado en el mar”.

El sueño de Bolívar fue truncado por la mezquindad, por la falta de visión, por intereses subalternos, porque sus compatriotas privilegiaron sus intereses personales a los intereses nacionales trascendentes.

Esa ha sido la historia de Venezuela. La lucha por intereses personales, sin sentido de colectivo, ni propósitos compartidos.

Ya en sus últimos días Bolívar nos decía, casi en forma de ruego: “Si mi muerte contribuye para que cesen los partidos y se consolide la unión, yo bajaré tranquilo al sepulcro”.

Ser bolivariano es buscar la unidad de los venezolanos para lograr “la mayor suma de felicidad para todos”.

En su mensaje al Congreso Constituyente de la República de Colombia, el 20 de enero de 1830, Bolívar señaló: “Me ruborizo al decirlo: la independencia es el único bien que hemos adquirido a costa de los demás. Pero ella nos abre la puerta para reconquistarlos bajo vuestros soberanos auspicios, con todo el esplendor de la gloria y de la libertad”.

Hagamos realidad el sueño de Bolívar.

Pedro Pablo Fernández.

@PedroPabloFR

http://www.ultimasnoticias.com.ve/opinion/firmas/pedro-pablo-fernandez/el-sueno-de-bolivar.aspx

Firmas, Pedro Pablo Fernández
Sin respuestas a “El sueño de Bolívar. Por Pedro Pablo Fernández.”

Deje una respuesta