España: Árbitros de dos apellidos. ¿Por qué? Por Reyes Álamo.

ago 31, 2016 Sin comentarios por

arbitro foto

¿No se ha preguntado usted nunca por qué a los árbitros en España se les nombra por los dos apellidos?

Mientras a los jugadores se les conoce únicamente por su primer apellido en la mayoría de los casos y en algunos por el nombre (Ramos, Messi, Ronaldo, Benzema, Xavi, Morata, Alcácer, Griezman, Raúl, Saul, Juanpi, Rosales  y un larguísimo etcétera) a los encargados de poner orden y justicia en el campo desde hace años  se les denomina –y así son conocidos por los aficionados- por el apellido paterno y materno, por ambos, no por el nombre y un solo apellido; no, por los dos, tal como aparece en su documento nacional de identidad. Inclusive en el fútbol internacional los árbitros “solo” tienen un nombre y un apellido: Howard Web, Massimo Busaca, Roberto Rosetti, Jorge Larrionda, Frank de Bleeckere, Carlos Chandía, Wolfgang Stark, Héctor Baldassi y hasta Pierluigi Collina.

O sea, futbolistas con un apellido o nombre o alias (Santillana, por ejemplo), árbitros internacionales con nombre y apellido y árbitros españoles con dos apellidos.

Ejemplos: Brito Arceo, Pérez Burrull, Mejuto González, Japón-Sevilla, Lamo Castillo, Iturralde González, Pérez Lasa, Díaz Vega, Andújar Oliver, Urizar Azpitarte, López Nieto, Álvarez Izquierdo, Clos Gómez, Estrada Fernández, Gil Manzano, Fernández Borbalán, Mateu Lahoz, Prieto Iglesias, Undiano Mallenco, Velasco Carballo y hasta los repetitivos Fernández Fernández y González González. Como ven he puesto árbitros en activo, algunos de los 20 de primera división, y de temporadas anteriores, ya retirados y muchos de ellos dedicados hoy a labores periodísticas donde siguen siendo llamados y conocidos por sus dos apellidos.

¿Cómo lo ven? ¿Curioso no?

Pero todo tiene una explicación: La realidad de esta curiosa costumbre se remonta a comienzos de los 70. Hasta entonces a los árbitros en España, como en todo el mundo, se le conocía por un solo apellido, como por ejemplo al más conocido de todos ya que también fue seleccionador nacional y periodista: Don Pedro Escartín. ¿Alguien sabía que su segundo apellido era Morán? Igual Juan Gardeazábal o Gaspar Pintado.

¿Qué pasó para que en 1971 se pasara de conocer a los entonces llamados hombres de negro (ahora van muy pintaditos y coloreaditos ellos) por su nombre y apellido paterno a por los dos apellidos exclusivamente?

Sucedió que en el mundo arbitral apareció un murciano llamado Ángel Franco Martínez que llegó a ser uno de los más prestigiosos de la época con varias finales de Copas del Generalísimo y partidos de esos llamados de postín; inclusive arbitró un partido en el Mundial Argentina 78 (Holanda 2 Italia 1).

En una época en la que España tenía un gobierno de mano dura, vamos pues, una dictadura con Francisco Franco Bahamonde, era un riesgo que en los campos de toda España cada vez que pitara Ángel Franco, la gente gritara cosas como “Franco, ladrón”, “Franco, bandido”, “Franco, hijodeputa”, “Franco, cabrón”, “Franco, muérete” (esto hasta cantadito como es hoy día “sana” costumbre entre los aficionados). Y el choteo de los medios de comunicación hubiera sido de pronóstico reservado. Si Ángel Franco llega a tener una mala actuación, ya las radios estarían con aquello de “Franco lo está haciendo muy mal”, “Franco se equivoca de pe a pa”, “Qué malo es Franco”, “Franco no vale para nada”,  “Franco no pega una”, “Franco, qué malo eres” y cosas por el estilo. Y al día siguiente la prensa escrita más de lo mismo: “Franco echó a perder el partido”, “Franco se cargó el espectáculo”, “Listado de los errores de Franco”. Y tela marinera, leña que te pego aunque Ángel Franco en algunas ocasiones no lo hiciera mal. En fin, que  del Ministerio de Control de Medios (censura dura y dura) salió una orden que “desde esta temporada tanto los medios escritos como radiofónicos y televisivos al citar a los árbitros lo harán con sus dos apellidos, sin excusas. Y así Ángel Franco pasó a ser conocido como Franco Martínez, y ya decir “Franco Martínez la cagó” o “Franco Martínez, que malo eres” no suponía ningún menoscabo o insulto velado para el Jefe de Estado.

Esta orden del 71 ha permanecido hasta nuestros días. Como hemos visto, todos los jueces de fútbol en España son citados por la prensa y aficionados tal como los censores dijeron tenía que hacerse en aquel lejano 71.

Interesante, ¿no?

Reyes Álamo Lima.

 http://comentareyesalamo.com/2016/08/30/espana-arbitros-de-dos-apellidos-por-que/

Firmas
Sin respuestas a “España: Árbitros de dos apellidos. ¿Por qué? Por Reyes Álamo.”

Deje una respuesta