La Neo-xenofobia: algo más sobre los pensionados venezolanos que viven en el exterior. Por Ángel Nazco García.

sep 05, 2016 2 comentarios por

Hace un año, más o menos  meses, escuché el rumor de que el gobierno de Venezuela no pagaría las pensiones de los venezolanos que residían en el exterior. Al no existir una razón lógica para tal decisión, parecía más bien a una bravuconada. Pero sucede que han pasado diez meses sin que el gobierno venezolano se digne a cancelar la mencionada partida y muchos pensionados, al menos en Canarias (tierra de las raíces de Francisco de Miranda, José Félix Ribas, José Gregorio Hernández, la madre de Simón Bolívar, José María Vargas, entre otros), es posible que en cualquier otro país lo sufrirán igualmente, carecen  de los medios económicos para comer, vestir, gastos de transporte, pagar alquileres, medicinas, etc. Los tan indignos desahucios de sus viviendas y geriátricos, ya pesan sobre las espaldas de este grupo de venezolanos de la tercera edad.

Los pensionados no han podido hacer otra cosa que protestar, sonar pitos,  carteles alusivos, lucir las gorras venezolanas, hacer ondear la bandera de su país, golpear alguna cacerola, interpretar con devoción cual coro sacro el Himno Nacional de Venezuela, entre otras estériles acciones. Todo ello bajo el inclemente sol del verano tinerfeño frente al Consulado de Venezuela en Canarias. Después, una comisión sube a la primera planta del edificio a hablar con la Cónsul, le vuelven a repetir por enésima vez sus peticiones y le recuerdan lo que debería ser el cumplimiento de su deber, le entregan otra carta, entre muchas, y poco más ¿Qué ha pasado? La reiterada respuesta negativa.

Recordemos, entonces, la consideración que han tenido los cubanos que han vivido en el exterior, huyéndole al régimen castrista: “gusanos”. Así los llaman. El gusano es un pequeño animal invertebrado, vermiforme, algo así como una lombriz, que se arrastra por el suelo y debajo de la superficie de la tierra; algo que repugna, que puede ser pisado y aplastado como eso, como un “gusano”. Pues para el gobierno venezolano, tan apegado al castro-comunismo, los ciudadanos venezolanos que residen en el exterior, por diferentes motivos, tienen  la consideración de “escuálidos y gusanos”. Con el término “escuálido” la cúpula del gobierno revolucionario, y sus seguidores, denominan a los opositores, connotando además que están  débiles y enfermos ¿Y por qué razón les vamos a enviar dinero a los “escuálidos? –pensarán-. Si estamos persiguiendo a los “escuálidos” en la propia patria de Bolívar, despidiéndolos de sus cargos de funcionarios, con menos razón les vamos a mandar una sola “locha” a los que se han ido del país. Es algo así como un “campo de concentración” de esta era digital; no es necesario estar en los campos  nazis de Auschwitz, tampoco en los Gulags de Stalin, para que llegues a mostrar el esqueleto debido al hambre, es una forma de proceder adaptada a nuestros días: les quitamos los alimentos a la población y la asistencia social a los indefensos viejitos escuálidos, y que se mueran de mengua. Se ha desarrollado, entonces, un nuevo concepto, una “neo-xenofobia”, lo cual se hace considerando “neo-extranjeros” a los venezolanos pensionados, los  “escuálidos” que están en el exterior.

No es algo que se pregone vociferando al viento por todos los puntos cardinales. No. Pero lo más importante es lo que se hace, y eso es lo que están haciendo.

Según información recibida del Sr. Agustín Rodríguez, Presidente de la Unión Canaria Venezolana –UCVE-,  se está gestionando  esta situación a través del Ministerio de Relaciones Exteriores de España, Gobierno de Canarias y otras instancias pertinentes.

A  mí entender, deberían considerarse dos aspectos:

-Que se gestione, a cargo del gobierno español, una ayuda económica para estos miles de residentes o españoles que no reciben la pensión de Venezuela.

-Que se gestione, de gobierno a gobierno, español y venezolano respectivamente, instando a cumplir, o reactivar, el convenio para que se ejecute el pago de las pensiones, jubilaciones y cualquier otra partida que tenga similar trato administrativo.

 Los indicios de una anomalía política y social por parte de los gobernantes venezolanos están muy claros ¡Ah! No se debe  convertir a la víctima en victimario.  Hasta ahora, el gobierno venezolano se dirige, sólo con este aspecto, hacia una “vergüenza histórica”.  

Deberíamos comenzar a soñar con una sociedad organizada, constituida por grupos con un espíritu común, capaces de mantener una actitud de cooperación, de progreso,  en pro de la paz y la libertad, en busca de la mejor calidad de vida posible para todos.

“Corregir es de sabios”.

Ángel Nazco García. 

Ángel Nazco García, Firmas

2 respuestas to “La Neo-xenofobia: algo más sobre los pensionados venezolanos que viven en el exterior. Por Ángel Nazco García.”

  1. Pedro José Casañas Acosta says:

    Buenos dias,me parece muy importante que la asociación que aglutina a los pensionados y jubilados tome las riendas de cualquier petición ante el gobierno de España y el de Canarias (es necesario), además, deben quitarse de encima a personajes que solo buscan engordar la megalomania que les caracteriza, politizando este grave problema. En fin presionar los interesados a quienes en realidad pueden plantear soluciones,no perder tiempo con intermediarios que se reunen,se reunen y se reunen, sin fruto alguno y con la misma respuesta una y otra vez.

    Gracias

  2. Martha says:

    Pedro yo pienso que hasta la presente no se le ha dado cabida a ningún megalómano, pienso que excepto alguna periodista que quiso entrevistarse con el profesor Megias, nadie ha querido protagonismo. Todos queremos lo mismo, que nos paguen nuestras pensiones y ninguna ayuda, intervención o apoyo está demás. Que unos pueden ser más efectivos que otros? Probablemente, pero en esta situación todo se agradece y no creo que nadie esté en condiciones de ser protagonista de algo aprovechandose de nuestro sufrimiento. Un cordial saludo.

Deje una respuesta