¡AY DE COLÓN! Por Josué D. Fernández (*)

oct 12, 2016 Sin comentarios por

Para advertir sobre el peligro que alguien está corriendo, ahora se podría utilizar la interjección ay, seguida por la mención de Colón, entre signos de admiración. La expresión parecida de “Ay Colón…etc.”  fue abandonada antes de la pauperización bolivariana − hará unos dieciocho muy largos años −, usada entonces como burla a quienes se las daban de sabelotodo y repetían noticias súper conocidas. Las desgracias postmodernas de Colón siempre vuelven al tapete cada octubre, especialmente para condimentar su día 12.

Cristóbal Colón.

La información de las desventuras de Colón casi cinco siglos y un cuarto después de su hazaña transoceánica llegaron recientemente desde Barcelona, España, donde independentistas de izquierdas agrupados en el CUP propusieron el mes pasado la retirada de la estatua del marino genovés ubicada junto al Mediterráneo, al final del paseo de la Rambla, inaugurada en 1889 para rememorar la llegada de Colón a Barcelona en 1493, y cuando  explicaría allí a los reyes católicos sus hallazgos considerados inéditos, ahondando en travesías por mares de occidente.

Cristóbal Colón arrastradoLa proposición del CUP rechazada posteriormente ya contaba con precedentes en América Latina y, en Venezuela, en 2004 otro grupo radical sí logró la destrucción del monumento a Cristóbal Colón en Caracas, bajo la presidencia de Hugo Chávez. Proclamaron la reivindicación por lo que debería llamarse el “día de la resistencia indígena” en vez de “día del descubrimiento”, o “día de la raza”, o peor aún “día de la hispanidad”, o cínicamente “día del encuentro de dos mundos”.

La leyenda negra del evento del siglo XV que cambió al mundo, echa culpas al navegante, y a los españoles financistas de la expedición, de la muerte de los indios, su esclavización y el inicio de una ventajista colonización.  En descargo, de otro lado se cuenta que aquellos conquistadores encontraron muy espinosa la posesión de territorios, por la superioridad de los nativos en cuanto a subsistencia en las selvas y la resistencia a enfermedades desconocidas por los europeos. Se asegura que una ventaja de la intervención foránea estuvo en el fin de genocidios colectivos en las pirámides de los imperios incas, mayas y aztecas, como ofrendas recurrentes para mantener los favores de sus dioses.

Piramides

Piramides 1

Ambigüedades aparte, da la impresión no obstante de que la izquierda hispanoamericana ha decido actuar como especie de franquiciado ideológico, siguiendo guión del castro-comunismo, este además de reconocida vocación imperial, intervencionista  y subversiva. En sus próximos a cumplir sesenta años de propaganda continuada, sobresale el plan de las descalificaciones históricas,  ya extendido a Venezuela desde 1998. Sin embargo, en este caso olvidan la existencia en Cuba desde 1893 del conjunto escultórico colombino que sigue en pié silenciosamente hasta hoy en el  parque “La Libertad”,  en  la  ciudad de Colón,  provincia  de Matanzas.

Cristóbal Colón en Cuba.

Llegado el momento actual en que resultaría difícil tomar parte por el esclavista o por los predadores de su misma raza en ritos de sangre, una conclusión menos discutible de los hechos narrados es el inevitable destino que aguarda a muchos personajes que también sumaron abusos durante su cuarto de hora de plenos poderes.   De la Asamblea Nacional de la República Bolivariana, después de votaciones perdidas por el oficialismo, a principios de este año igualmente retiraron sin honores las gigantografías del conductor del “Socialismo del Siglo XXI” hasta su muerte en 2013. ¡Ay de Colón! ¿Quién sigue?

Chávez arrastrado

Josué Fernández.

(*) fernandez.josue@gmail.com

http://comunicadorcorporativo.blogspot.com/

www.facebook.com/jd783

Firmas, Josué Fernández
Sin respuestas a “¡AY DE COLÓN! Por Josué D. Fernández (*)”

Deje una respuesta