Mi aventura en un tren llamado Venezuelactiva. Por Angélica Perozo Piña.

oct 15, 2016 1 comentario por

Fue un día mágico, definitivamente fue mágico.  Han pasado dos años y sigue habiendo magia. Me encontraba envuelta en la rutina de todos los días, cuando de repente una llamada me liberó de la pequeña cárcel que habitaba en mi mente: una invitación inesperada a escribir en un diario digital próximo a estrenarse.  Y quizás más inesperada fue mi respuesta, cuando sin pensarlo dos veces acepté la invitación, sin siquiera saber bien de qué se trataba, ni sobre qué podría escribir y sin tener ningún tipo de recorrido anterior en el camino de la escritura.

Mi aventura en un tren

 Tantas veces había escuchado hablar del tren que sólo pasa una vez en la vida.  Es mágico pensar que ese tren pasó a mi lado y me invitó a tomar una decisión.  Un tren que lleva por nombre Venezuelactiva y con el que he recorrido mis días los dos últimos años de mi vida hasta hoy.  Y es que escribir me ha hecho rebelde.  He descubierto en la rebeldía las enormes ganas de ser yo cuando quiero y de ser otra cuando me apetece.  El inventar enigmas y desenlaces, mientras confundo a quien me lee o envuelvo su corazón, ha tenido para mí un gran encanto y le ha dado otro sentido a mi transitar por la vida. He sentido, he vivido, he reído y he llorado. Pero lo que más he disfrutado es la sensación que deja el drenar a través de las palabras todo lo que a la mente se le va ocurriendo y lanzarlo al mundo y compartirlo para que la magia se multiplique.  Es como un cuento sin fin, un éxtasis de letras que encuentran su esplendor en las palabras, que se unen formando los rieles que han dado vida a las páginas que con mi tren avanzan.  Esta aventura no habría sido posible si no hubiese subido a ese tren.

Ha sido un gran placer ser una pequeña parte del proyecto Venezuelactiva, un digital que nos mantiene informados del acontecer de nuestra otra orilla, así como de los eventos y actividades en los que participa la comunidad canario venezolana en nuestro archipiélago.  Un espacio para leer y comentar, un rincón de dos orillas abrazadas en un periódico digital, en el que también caben las reflexiones sabatinas de una emigrante con el corazón dividido entre dos tierras y con unas ganas enormes de curiosear y fantasear con la vida para compartirlo con todo el que quiera montarse en este fascinante tren.

Mil gracias Eduardo Guerra por tu invitación a viajar.  Sé que organizar los vagones, preparar la máquina y mantenerla encendida los trescientos sesenta y cinco días del año durante estos dos primeros años, no ha sido tarea fácil.  Pero también sé que el camino que aún falta por recorrer está lleno de ilusión y de trabajo, y de eso te sabes nutrir y sabes animar a los demás.

Queda mucho de Venezuelactiva para dar.  Que Dios ilumine el camino de este maravilloso tren y a su conductor, que se unan muchos vagones más, que máquina hay para seguir adelante.  Así es y así será.

¡Felicidades, éxitos y mil gracias!

Angélica Perozo Piña.

Angélica Perozo, Firmas

Una respuesta to “Mi aventura en un tren llamado Venezuelactiva. Por Angélica Perozo Piña.”

  1. Irene Piña says:

    Que maravilla leer lo que tu escribes y que orgullo siento cuando pienso esto lo escribe mi hija , mi mejor amiga Dios te bendiga

Deje una respuesta