REFLEXIONES. Luna de Tennessee. Por Angélica Perozo Piña.

oct 29, 2016 Sin comentarios por

Luna de Tennessee

Una ciudad que tiene ojos y ve lo que quiere ver, que respira paciente mientras los días se cubren de noche y duermen acunados en su luna.  Arriba, más allá de lo infinito, se pierde el lamento de los pasos que quedaron atrapados en su tierra, en su barro, trajinado y fangoso, oculto entre su verdor. Un cielo transparente que no esconde secretos, cuenta todo lo que puede contar y ríe a carcajadas mientras caen sus lágrimas de felicidad.   Debajo de su asfalto se esconde su alma pura y silvestre.  Un río atrapado entre sus lagos reposa fiel a la mirada de sus habitantes, al murmullo del silencio que se respira y se siente.  Un verde precioso confunde la esperanza en el juego del vivir que cada mañana renueva su presencia. Un tren anunciando que existe, que va y viene recorriendo despacio unos rieles aburridos de tanto estar allí, que se hace sentir y se sonroja cuando alguien lo ve.  Montañas humeantes que se quieren ir lejos para estar solas y amarse sin pudor tras el escenario de un teatro en el que sobra luz y donde la luna se prepara para el concierto de estrellas de cada noche.

Eso fue lo que vi cuando el bendito destino abrió las puertas a su picardía y la dejó entrar para que algo sin nombre se convirtiera en un sueño sin planes, sin expectativas, sin nada que esperar.  Algo que me llevó a fotografiar la serenidad y guardarla en los bolsillos de mi paz como uno de los regalos más dulces e inolvidables.  Lo desconocido hizo presencia cada hora y se presentaba ante mí con su más cordial sonrisa, empalagando de belleza el paladar de sensaciones que estremecieron mis sentidos.

Tomé todo lo que pude y lo escondí en mi bolsa de curiosidades.  Paisajes llenos de sonrisas.  Hojas que inician su aterrizaje pausado bailando sobre los caminos.  Vivos y muertos conviviendo juntos, tomados de las manos entre lápidas, flores, columpios y transeúntes.  Como si nada pasara, como si el mundo estuviera en otro lugar y todo lo que allí había fuese imaginación.  La paciencia sentada a orillas del lago con su caña de pescar esperando cualquier distraído y hambriento pez.  Un sinfín de arquitectos decorando un pesebre llano, dejando su imaginación al vuelo de las maripositas de colores que rondaban las flores silvestres.

Un montón de locos repartiendo abrazos y risas y más risas.  La amabilidad posada en cada mesa, en los buenos días de todos los días, en el protocolar cambio del minutero que bailaba en un hermoso reloj con puntuales campanadas, que hacían despertar a la realidad mientras el corazón seguía de su cuenta imaginando que todo era un sueño.  Una taza de café humeante, del color de las montañas que hacían de telón a un paisaje de cariño.  Y la luna, que escondía vergonzosa sus ganas de verme feliz, comenzó a aparecer poco a poco, dejando saber que bailaba su vals creciente, ése que anuncia la llegada de la luna llena más perfecta que se dibuja en el cielo.

No sé si era la luna, que a medida que crecía se llevaba en su sombra a los cuerdos que quedaban, o acaso era su brillo el que enloquecía y alborotaba la locura y la hacía brotar de corazones con penas y pesares, con fatiga y agonía, con dolores y con llanto. Una luna que espantaba las tristezas y hacía de cada día un reto a la felicidad, en medio de la locura vestida de música, risas y desenfados.

Un escenario perfecto que se lució imponente y amable como su gente, como su luna… luna de Tennessee…

Angélica Perozo Piña.

www.angelicaperozop.blogspot.com

Angélica Perozo, Firmas
Sin respuestas a “REFLEXIONES. Luna de Tennessee. Por Angélica Perozo Piña.”

Deje una respuesta