Nunca te enojes. Por Gilberto Varela.

nov 18, 2016 2 comentarios por

Después del ataque a las Torres Gemelas en Nueva York el 11 de septiembre, una compañía invitó a los miembros  sobrevivientes de las compañías que habían sido afectadas por el ataque, para compartir su espacio disponible de oficina.

Torres Gemelas.
En la reunión de la mañana, el jefe de seguridad contó historias de por qué esta gente estaba viva… y todas tenían que ver con pequeños detalles.
He aquí algunos de los casos:
Al director de la compañía se le hizo tarde porque era el primer día de colegio de su hijo;
Otro compañero estaba vivo porque precisamente el día del atentado le tocaba llevar las donas y el desayuno al colegio de su hijo y se le hizo tarde.
Una mujer se retrasó porque su despertador no sonó a tiempo; se quedó dormida. Y vistiéndose rápidamente vio por la tele  las torres gemelas derrumbándose.

A uno se le hizo tarde porque se quedó atorado en una cola en la autopista donde había un accidente; y la cola era tan grande que tardó más de dos horas en ella.
A otro perdió el autobús; y el siguiente Bus pasó 20 minutos después.
Alguien le cayó salsa encima y manchó la única camisa que tenía limpia y planchada y tuvo que tomarse el tiempo para limpiarla, secarla plancharla y cambiarse;
A otro su coche no arrancó; la batería se descargó y no consiguió quien lo auxiliara a tiempo y espero más de media hora a un taxi.
A una recibió una llamada importante de una amiga que la despertó y  paso 20 minutos aconsejándole; ¡Otra ese día rompió aguas y se la llevaron al hospital donde tuvo a su bebé!;
Hubo uno que  no consiguió un taxi;
El que más me impresionó fue un señor que estrenaba  un par de zapatos  nuevos esa mañana, pero antes de llegar al trabajo en la Torres, le había salido una ampolla en el talón que le impedía caminar con soltura. Se detuvo en la farmacia por una tirita. Y ese pequeño retraso le hizo retrasar 10  minutos. Por eso está vivo hoy.
Ahora, cuando me quedo atrapado en el tráfico… pierdo un ascensor… cuando ya estoy por salir y suena el teléfono… todas esas cosas desesperan, pero pienso: Este es el lugar exacto en el que Dios quiere que esté en este preciso momento.
Recuerda todo esto la próxima vez que tu mañana te parezca espantosa… los niños tarden en vestirse… no  logras encontrar las llaves del coche.. .te topas con todos los semáforos en rojo… no te enojes ni te frustres,  recuerda que hay alguien que te  está cuidando.

Gilberto Varela.

Firmas, Gilberto Varela

2 respuestas to “Nunca te enojes. Por Gilberto Varela.”

  1. Nombre says:

    Impresionante…todo esto lo conseguí por Internet y me impresiono por eso no dude en traerlo aquí…son experiencias de vida que ayudan…

  2. Eustaquio says:

    Increíble. los pequeños detalles que salvan una vida…

Deje una respuesta