Me queda la palabra. Por Antonio Sánchez García.

dic 19, 2016 Sin comentarios por

A Antonio Ledezma.

No fui sólo yo: fuimos muchos los que venimos previniendo desde hace muchos años acerca de la naturaleza tiránica del caudillo y la índole dictatorial y protototalitaria de su régimen, así como de la absoluta imposibilidad de removerlo y desalojarlo según los tres tótems tutelares de la ya avejentada y siempre inútil política adeco-justiciera: “constitucional, pacífica, electoralmente”. Pues en cualquier sociedad moderna, en donde reinan esos tótems y tabúes, llegados a crisis orgánicas, excepcionales, agónicas y terminales como las que vivimos en Venezuela desde la declaración de guerra a muerte a nuestra convivencia democrática por parte del golpismo cuartelero expresada el 4 de febrero de 1992, la sociedad política pierde todos sus matices y diferenciaciones reduciéndose a dos grandes bandos que luchan por su sobrevivencia: amigos y enemigos. Así altere, escandalice y asombre a las buenas conciencias de los asesores del democratismo a ultranza. Dicho en buen cristiano: de una parte los asaltantes, armados de la mesiánica parafernalia castrocomunista y el poderío asesino de cañones, tanques, buques y aeroplanos, decididos a pasar a degüelle a quienes se les opongan; y de la otra, los asaltados, inmensas mayorías armadas apenas de una Constitución de papel que, como todas, salvo la de 1961, en Venezuela desde siempre han servido para todo, menos para regir las conciencias y ordenar las voluntades. De una parte los leones, buitres y chacales: del otro, los corderos. Silenciados.

Puedo citar a sociólogos y politólogos venezolanos pos graduados en Cambridge o Harvard gracias a Carlos Andrés Pérez, la Gran Mariscal de Ayacucho y la gerencia de Leopoldo López Gil, que han apostado sus cabezas por la salida electoral, pacífica, consensuada. Atiborrando a sus ingenuos e ignaros asesorados de ejemplos falaces, pues correspondían y eran materia de otros quintales. Aún llevan sus cabezas sobre sus hombros, mientras sus empleadores muerden una y otra vez el polvo de la derrota, pues en Venezuela nadie es verdaderamente responsable por lo que dice, asegura o promete. Ni nadie es llamado a juicio y confrontado con el peso de sus responsabilidades. Los más de trescientos mil muertos y la ruina y devastación del país –no un mapa geográfico, sino treinta millones de almas y varios millones de hogares– podrán esperar hasta el juicio final. Nadie asumirá el fracaso, nadie tendrá el coraje de renunciar a la jefatura de sus partidos, de los que se hicieron a lo mero macho, a lengua, capa y espada; nadie saldrá a explicarnos a qué saco roto fueron a dar sus promesas legislativas. Siguen tan campantes haciendo de candidatos presidenciales in pectore de la pobre Venezuela. Como si en estos dieciocho años no hubiera pasado nada. Pigmeos. Max Hastings dixit. Sentados como Godot, a la espera de la sexta república.

¿No hay quienes se pregunten seriamente por qué traicionaron el gigantesco, el descomunal esfuerzo puesto en movimiento por Leopoldo López, María Corina Machado y Antonio Ledezma, que terminara en el martirologio de medio centenar de jóvenes venezolanos, el desenmascaramiento ante el mundo de la naturaleza sangrienta y dictatorial de la satrapía y la prisión y acorralamiento de sus responsables políticos, mientras ellos, a suficiente y garantizado respaldo, corrían a lamerle las suelas al sátrapa un 14 de abril de 2014? Si fue por impedir la ruina y la sangría del país, los hechos han demostrado que no lograron impedir absolutamente nada. Si fue por obedecer a la trilogía del santoral adeco-justiciero, tampoco lograron nada. ¿No y que en seis meses sacaban a Maduro con vientos frescos desde la Asamblea Nacional? Se cumplió un año de la fementida promesa y el sátrapa sigue tan firme en su trono como cuando lo usurpara bajo las órdenes del moribundo y las intrigas de los tiranos. Mientras la asamblea arrastra una vida patética y lamentable. Sale el adeco, sin más logros que una gigantografía en la basura. Y entra el justiciero, con una ristra de derrotas presidenciales a sus espaldas.

Entre tanto el país naufraga a la deriva y ya son millones los venezolanos que han preferido escapar del infierno antes que sacrificarse en aras de sepa Dios que indescifrable futuro en manos de los administradores de la nada. Los comprendo y los envidio. De estos líderes no cabe esperar otro futuro que la claudicación, la rendición y la entrega. Disfrazados de diálogos y elecciones. Salvo un milagro: la rebelión de los justos. Mis raíces ya son demasiado profundas y el anclaje espiritual y mi agradecimiento demasiado comprometido con el país que me enseñó a ser feliz, como para seguir los pasos del otro, del último de mis destierros. También yo debí escapar de la canalla y no titubé a la hora de salvarme de la metralla y la cuchilla. Y antes de perder el segundo país de mi vida, prefiero perderla a ella.

Queda el derecho a la palabra, a la amarga, a la acerva, a la angustiosa verdad de la palabra. Lo dijo en un momento semejante, aunque mucho más terrible pues tenía de testigos de cargo a un millón de cadáveres, un gran poeta español, Blas de Otero:

EN EL PRINCIPIO

Si he perdido la vida, el tiempo, todo

lo que tiré, como un anillo, al agua,

si he perdido la voz en la maleza,

me queda la palabra.

Si he sufrido la sed, el hambre, todo

lo que era mío y resultó ser nada,

si he segado las sombras en silencio,

me queda la palabra.

Si abrí los labios para ver el rostro

puro y terrible de mi patria,

si abrí los labios hasta desgarrármelos,

me queda la palabra.

Antonio Sánchez García.

@Sangarccs

http://www.el-nacional.com/noticias/columnista/queda-palabra_62899

 

Antonio Sánchez, Firmas
Sin respuestas a “Me queda la palabra. Por Antonio Sánchez García.”

Deje una respuesta