2016: annus horribilis. Por Antonio Sánchez García.

dic 26, 2016 Sin comentarios por

Wahrheit ist konkret

“La verdad es concreta” Hegel

Poco después de la atronadora victoria electoral del 6 de diciembre de 2015, en una visita a Caracas, el ex presidente de Colombia y comprometido amigo de la oposición venezolana Andrés Pastrana podía darse por plenamente satisfecho. En un encuentro que sostuviera con Nicolás Maduro en Miraflores, su derrotado compatriota in partibus, le aseguró que no debía preocuparse: reconocería el triunfo opositor y daría curso a la proclamación de la flamante Asamblea Nacional, dominada por los demócratas en términos más que suficientes como para vehiculizar constitucionalmente todos los cambios que la bancada opositora estuviese facultada a realizar y estimara pertinentes. Respondiendo a las exigencias históricas que sus electores les plantearan, dándoles su voto.  Que debemos repetirlo una y otra vez, hasta que se entienda: el voto fue expresión del rechazo al régimen, no de aprobación a quienes las direcciones de los partidos amparadas en el chantaje unitario pusieran en lisa. La cena en que nos lo contara en presencia del ex presidente boliviano Tuto Quiroga, la esposa del detenido Alcalde Metropolitano Antonio Ledezma, Mitzy Capriles y el director de la organización que agrupa a los ex presidentes de Hispanoamérica (IDEA) Asdrúbal Aguiar, entre otros comensales, rebosaba de felicidad: al parecer, la pesadilla llegaba a su fin. Cumpliéndose a cabalidad el desiderátum de quienes llevan dieciocho años evitando enfrentarse a la dictadura: constitucional, pacífica, electoralmente.. Jamás olvidaré el mea culpa de un bloguero venezolano surto en Paris, porque había comulgado con quienes sosteníamos – ¡y el tiempo cómo nos ha dado la razón! – que dictadura marxista no sale con votos.

Confieso haber desentonado. Atenaceado por las dudas ante la voluntad desquiciadora del sátrapa y su vehemente y lacayuna subordinación a los tiranos cubanos, que sin el ordeño venezolano desfallecen, no me tragué el cuento navideño. Supuse, y para mi inmensa desventura tuve una incontrovertible razón, que una dictadura castrocomunista, como la que permitiera las elecciones al precio de la inmediata castración de los ganadores, no soltaría su presa, encontraría los medios de anular el efecto aparentemente mortífero de tal victoria, que los ganadores se darían por satisfechos en su vanidad personal holgándose de la victoria pero negándose a cobrar en efectivo, pasando de inmediato por taquilla. La victoria del 6 D, insinué ante el inocultable disgusto de los otros comensales, pronto se vería convertida en agua de borrajas. El Poder, seguí argumentando, se juega a unos niveles mucho más profundos y viscerales que en la superficie de las urnas y allí la infernal maldad, crueldad y porfía de los tiranos cubanos no daría su brazo a torcer. Muy a pesar de ser en los hechos, tal como lo aparentase entonces,  una victoria definitiva e irrevocable.

No es nada grato aguarle la fiesta a los amigos. Y desilusionar a quienes esperan ansiosos por la libertad de sus familiares.  Pero como bien lo dijo Hegel hace más de dos siglos, la verdad es concreta. Y ese triunfo, para convertirse en algo concreto, debía ser respaldado de inmediato por la rebelión civil y el enfrentamiento popular con la satrapía. Un mero capítulo, aunque fundamental, en el proceso de acumulación de fuerzas vivas con una sola meta: el desalojo, por la razón o la fuerza, de la satrapía. Nada de lo cual ocurrió. Ni al parecer,  por ahora, ocurrirá. Habiéndose cumplido un año de dicha victoria y a días de cumplirse un año de la puesta en funciones de la nueva Asamblea Nacional no se cumplieron ninguna de sus promesas: ni Nicolás Maduro fue revocado, ni todos los presos políticos liberados, ni se estableció un nuevo gobierno que diera cuenta de ese dramático cambio en la correlación de fuerzas. Seguí teniendo la razón: las fuerzas en correlación, para ser efectivas, deben ser concretas, como la verdad hegeliana, dar respuesta a esa inocultable enemistad entre la satrapía y la inmensa mayoría democrática en las clásicas formas de la lucha cuerpo a cuerpo: aplastando al enemigo. Y no se me responda con el clásico argumento de los cobardes: no tenemos las armas.. No hay arma más mortífera que un pueblo alzado, guiado por una vanguardia voluntariosa y decidida, como la que representara en el 2014 el ímpetu de Leopoldo López, María Corina Machado, Antonio Ledezma y la SALIDA. Traicionada de manera aviesa y cobarde por el llamado G-3.

Tampoco es grato reconocer que a pesar de ese notable triunfo opositor, quien triunfaría a la postre sin ceder un ápice de su Poder, manteniéndose apernado en el cargo y  agravando a destajo la ya devastada economía nacional, sería el sátrapa. Y a su través, el tirano que sobrevive en la Cuba castrocomunista y hace y deshace en Venezuela. Esperando hacerse con su poder total y absoluto.. Cosa que ni Barak Obama ni Jorge Bergoglio han estado dispuestos a reconocer. Y pronto veremos si Donald Trump accede a pasar bajo las mismas horcas caudinas o resucita la grandeza americana de los tiempos reaganianos. Para ellos, como muy en el fondo de sus corazones también para Acción Democrática, Primero Justicia, UNT y Falcón, ésta no es una dictadura, ni una satrapía ni una colonia cubana: es sólo y nada más que un mal gobierno. Al que se le debe permitir terminar su mandato. ¿Cómo entender si no que acepten de buen grado darle largas hasta diciembre del 2018? ¿Aún desconocen que tampoco entonces estarán dispuestos a dejar el Poder, anulando las presidenciales sin el menor peso de conciencia?

De parte de Maduro-Castro, ni magia ni prestidigitación: simple conocimiento a fondo de las leyes que rigen el enfrentamiento por el Poder en sociedades fracturadas, así como una perfecta identificación de las debilidades, complejos, taras e incapacidades existenciales del adversario, disposición a usar el puñal y la chequera para torcer sus voluntades y dominio del juego de amenazas y castigos que rigen sobre la arena de la lucha política.. Auténticos tahúres profesionales, crueles e inescrupulosos, del dominio y la esclavización. Con más de medio siglo de experiencia.  No aficionados recién salidos del cascarón universitario, como acontece con gran parte del nuevo liderazgo opositor.

De modo que ya atropellamos el año de transcurrido el 6D y pronto atropellaremos el año de transcurrido el 5E.Y en el colmo del descaro y la sinvergüenzura, ya algunos de los vendidos de siempre, conminan a repetir la ominosa claudicación dialoguera, parte 2. Cuando vuelvan a repicar las campanas por el diálogo quedará suficientemente en claro quién es quién. Quienes siguen colaborando con la dictadura y traicionando la voluntad popular por cautelar sus mezquinos y bastardos intereses, y quienes tienen el corazón bien puesto como para asumir la defensa de la Patria que los vio nacer. Todo lo demás es cuento.

Antonio Sánchez García.

@Sangarccs

http://www.el-nacional.com/noticias/columnista/2016-annus-horribilis_72576

 

Antonio Sánchez, Firmas
Sin respuestas a “2016: annus horribilis. Por Antonio Sánchez García.”

Deje una respuesta