Cuando falten cinco para las 12 de la noche. Por Gilberto Varela.

dic 31, 2016 1 comentario por

año-nuevo-vida-nueva-1 (1)-Faltan cinco para las 12 el año va a terminar…me voy corriendo a mi casa abrazar a mi mamá… a los venezolanos y a los no venezolanos criados  allá, esta canción de navidad cantada por  Néstor Zavarce nos hace viajar en el tiempo. Cuando falten cinco minutos para las 12 de la noche, seguramente una sensación de nostalgia nos embargará. Y el año 2016 que estamos a punto de dejar, pasará por nuestras mentes como una fugaz película, recordándonos aquellos momentos que dejaron huella. Y la memoria, nos llevará directo a los recuerdos dolorosos, justamente a los que queremos olvidar, y aparecerán las lágrimas. A todos los que nacimos o vivimos muchos años en Venezuela, en aquella época de alegría desbordante, de gaitas, de aguinaldos, de villancicos, de los Tucusitos,  de hallacas, de pan de jamón, de ponche crema, amenizado con las parrandas improvisadas que se formaban en el barrio tan solo para ir cantando de casa en casa pidiendo un trago de ron (algo pá echarle al buche) y  que después hasta el dueño de la casa se emparrandaba y continuaba la juerga durante toda la noche hasta la mañana siguiente donde  se improvisaba un desayuno criollo con arepas de budare, arepitas dulces con anís, con queso palmizulia, queso de mano, o el queso guayanés además de los huevos revueltos en un espectacular “perico” (huevos revueltos con cebollita picada, tomate y pimentón) y las consabidas caraotas negras refritas, con su aguacate criollo y la carne desmechada de siempre  y las tajadas de plátano maduro.  Que no faltará la botella de Ron Cacique, la de Ponche Crema, aguardiente y algunas veces el guarapo de piña, la ensaladilla rusa y el extraordinario consomé  (caldo de gallina que quitaba cualquier borrachera y lo ponía a uno más aguado que beso de bobo).  Y todo rodeado del escándalo de los  “saltapericos” “traqui-traquis”  y algún “tumba-rancho” que nos hacía pegar un brinco del susto, sobre todo cuando lo explotaban cerca.  Y mientras el cuerpo aguantaba la fiesta seguía.

Qué tiempos aquellos de la Venezuela próspera donde  el dólar valía  3,35Bs. Ese es el país que tengo en mi mente, porque el de hoy… NO LO CONOZCO.  Es cierto que a veces la vida no es lo que queremos, que por más esfuerzos que hacemos no obtenemos la recompensa que esperamos.  Y miramos al cielo preguntando ¿coño por qué? todos vivimos momentos difíciles este año, perdimos seres queridos, sufrimos duros golpes, pasamos complicados tiempos,  tropezamos y caímos. La buena noticia es que se va 2016 y  llega el 2017 ya. Piensa y siente que el 2017 va a ser el mejor año que has vivido en tu vida hasta ahora. Un año nuevo para crecer, para aprender, para vivir, para cambiar, para comenzar lo nuevo. Cuando falten cinco minutos para las 12 y 2016 esté a punto de irse, ríete, agradece lo bueno, y lo malo (porque de eso también aprendiste). Cierra los ojos y abre tu corazón de par en par para que esa felicidad con que sueñas se haga realidad. Lo merecemos. A todos les deseo un:

FELIZ AÑO NUEVO 2017

Gilberto Varela.

Pincha y disfruta el recuerdo:

Firmas, Gilberto Varela

Una respuesta to “Cuando falten cinco para las 12 de la noche. Por Gilberto Varela.”

  1. Gilberto Varela Pérez says:

    se me olvido el queso llanero duro,que era el mas usado por que servia para rllarlo y echarlo a las arepas y al platano horneado y tambien se cirtaba en trozos y se freia..riquisimo…

Deje una respuesta