Un corrupto actúa igual que un Asesino en serie. Por Gilberto Varela.

ene 07, 2017 Sin comentarios por

Personalmente me da mucha rabia la protección brindada a los políticos corruptos, sobre todo si son afines al gobierno de turno. Aquí en España actualmente tenemos  el récord de casos de políticos corruptos que han  defraudado al estado, pero como siempre la justicia es “casi benevolente” con  estos “niños bien” porque casi todos los corruptos son de buena cuna, y al final a ninguno devuelve el dinero robado  y tampoco le ponen sanciones severas que la gente sienta que se ha hecho justicia. Cuatro  años DE PRISIÓN no es una condena  para alguien  que ha estafado más de 100 millones de euros… ¿y el dinero robado dónde está, y por qué no lo devuelve?

Corrupción-p

Otra cosa, ¿y por qué tardan tanto en hacerles juicio? después de años de investigación  algunos casos cuando van a juzgarles los  delitos han prescrito y no se les puede juzgar. Manda huevos. Todo esto da rabia. Por ello estoy convencido que los corruptos son asesinos  en serie y así deberían de  juzgarles. Como asesinos en SERIE.

Me puse a investigar las similitudes del análisis de conducta de los asesinos en serie y los políticos corruptos y esto es lo que encontré: Tanto el asesino en serie como el político corrupto, carecen de empatía. La mayoría de asesinos en serie han crecido arrastrando  un problema con su padre o con su madre, una suerte de negación del yo, que hace que necesiten ser nombrados, elegidos, halagados y por eso les importa un pepino los demás. La única justicia que les interesa es la de ellos mismos.

Tanto el  político corrupto como el asesino son metódicos y ambos son capaces de poner en práctica cualquier estrategia, sin tener en cuenta las consecuencias sociales, morales o incluso legales para lograr sus ansias de poder. La diferencia es que los políticos corruptos, no llegan al asesinato real. Pero si a algo parecido: el asesinato social y económico de familias. Con sus robos se acortan los servicios sociales, de sanidad,  de educación. Fomentan el desempleo. Se calcula que en los años de democracia en España se  han saqueado más de 300 mil millones de euros.  Se dice fácil. Con ese dinero no existiría ni la pobreza ni el desempleo.  La privación de derechos sociales es un asesinato público pero sin la muerte física. “nuestros políticos corruptos son simplemente asesinos en serie de gran habilidad para las relaciones públicas con un buen jefe de prensa”. Entre las características más comunes de un Asesino en Serie y un político corrupto se encuentra  la ausencia de empatía y remordimiento, una visión distorsionada de la autoestima, la búsqueda de sensaciones nuevas, la deshumanización con la víctima. Hay asesinos que disfrutan matando. Los políticos corruptos hacen algo parecido: “Cuando roban el dinero público, roban a gente que la está pasando mal. El asesino viola a sus víctimas y el político corrupto viola los derechos humanos y sociales de familias ya empobrecidas y tanto el asesino en serie como el corrupto les da igual las consecuencias. Mientras ellos estén en el “Ajo” todo es color de rosa.  La codicia, la falta de responsabilidad, la extroversión, la búsqueda del placer en todos los ámbitos de la vida, altos niveles de impulsividad  y la  motivación por el control del poder son muy comunes en ambos seres. Para ambos  la vida es un juego sin normas y les da igual  saltarse la ley.  Se creen que nunca serán pillados. Los políticos  corruptos distorsionan las leyes para su beneficio. En épocas de corrupciones inmobiliarias, los negocios en “B”  y la “conchupancia” política  campeó a sus anchas.

El corrupto cuenta con la ventaja del “caradurismo”. Todos sospechan lo que sucede… pero “nadie dice nada”  todos callan El asesino en serie actúa  igual. La mayoría de asesinos en serie son gente normal que se gana la confianza de sus víctimas y luego cuando comete su crimen: “Nadie vio nada y nadie sabe nada”. ¿Quién puede creer algo malo de alguien que se parece a cualquiera de nosotros?. En un mundo en el que vale todo,  tanto el corrupto como el asesino en serie se manejan como pez en el agua.

Los patrones que definen a este perfil de criminal tanto del asesino en serie como del político corrupto son el de una astucia por encima de la media, control sobre sus actos, sentido de saber lo que están haciendo. Paradójicamente, y aunque parezca extraño suelen ser personas con tolerancia social y facilidad de palabra, con capacidad para llevar  felizmente una familia, porque habitualmente tienen que seducir a sus víctimas o a sus “electores” que también somos sus víctimas, para cobrar sus oscuros objetivos.

En el fondo tanto el asesino en serie, como el político corrupto  son seres ególatras que atribuyen su éxito a su supremacía personal y a su forma de ser. Pero no es así, simplemente han tenido suerte hasta el momento que son descubiertos.  “El corrupto”, por ser apoyado por un Partido Político y gozar de un cargo gubernamental que les da acceso al tesoro público  y el asesino en serie, porque el anonimato y el miedo juegan a su favor. Los dos son escoria y deben ser juzgados como iguales… como asesinos.

En una entrevista a UN ALTO MANDO DEL GOBIERNO se refería así de los corruptos: “Son unos bandidos, pero son nuestros bandidos”, y sentenciaba: “A la gente le parece muy bien que un tigre cace a un ciervo y se lo coma, pero cuando les muerde un banquero se quejan”.

No creo que sean decentes y buenos banqueros  aquellos capaces de perseguir, acorralar y estafar a jubilados pensionistas para robarles hasta el último céntimo que han conseguido ahorrar a lo largo de toda su vida. Se cansa uno.

Gilberto Varela.

Firmas, Gilberto Varela
Sin respuestas a “Un corrupto actúa igual que un Asesino en serie. Por Gilberto Varela.”

Deje una respuesta