Reflexiones desde la Roca. Arrancó 2017 y feliz año sólo por formalismo. Por Máximo Díaz-Estébanez Linares.

ene 10, 2017 Sin comentarios por

Comenzó el 2017 y con él la confrontación política y que espero también sea la de la calle, se instaló la nueva directiva de la Asamblea Nacional con Julio Borges a la cabeza y con el reto de lograr el cambio político que reclama tanto el país, no obstante se encuentra sobre la Asamblea la espada de Damocles sostenida por dos manos dispuestas a golpear con contundencia, por un lado la mano del régimen que insiste en la ilegalidad de esta ya que según ellos la Asamblea se encuentra en desacato, cosa que por más que leo la constitución no aparece por ningún lado y los esbirros del régimen buscan desde ya la disolución de este órgano del estado, que por razones obvias le resulta incómodo, estos ya han introducido las demandas ante el TSJ para que fragüe desde su instancia la sentencia que lleve a la disolución de esta y llame a una nueva elección que por supuesto buscarán amañar con su CNE incondicional y proporcionarse nuevamente con un poder casi absoluto.

La otra mano que sostiene la espada, es digna de tomar en cuenta puesto que es aquella que les dio la responsabilidad de generar una salida a la trágica realidad que se vive en Venezuela, es el pueblo. Desde el año pasado la asamblea vio como rodaron todas sus iniciativas desde el momento que fueron desplazados por el TSJ y el Ejecutivo al aprobar lo que ellos no y al derogar lo que ellos aprobaban, mientras el pueblo, por una parte seguía con su sufrimiento y por otro no sentía que se les solicitaba su apoyo para hacer valer las decisiones de la AN (¿error estratégico?, ¿miedo?, ¿arrogancia?), a este (el pueblo) solo se le pedía paciencia la cual cada día que pasa le es más escasa con tantas otras cosas.

La obstinación de algunos sectores de la oposición, en creer en un diálogo con el gobierno también ha sido un factor de malestar, un régimen que miente cada dos por tres, que no cumple y no da concesiones, ¿cómo estos factores pueden creer en un diálogo? Pues la respuesta a esta cuestión es sin duda alguna los intereses y cálculos políticos individuales que lamentablemente prelan sobre el interés nacional y estos ya van saliendo a la luz de quiénes son y que pretenden a la final el pueblo les cobrará.

Regresando al tema de la Asamblea y su nueva directiva, con el riesgo que supone su disolución por parte del régimen y el llamado a una nueva elección de la misma, analizando los posibles escenarios que podemos enfrentar y los porque, se ve una apuesta clara del régimen a medirse de nuevo en las urnas electorales y esto es dado, no a que gocen de popularidad ciudadana, todo lo contrario, su caída se ha mantenido constante, el envalentonamiento de estos lacayos de Maduro es una clara creencia en que la decepción, la apatía, la molestia y el escepticismo que ha generado la oposición en este año que pasó (por tanto error) generaría la suficiente abstención, sumada con la posible manipulación que usaría el CNE, se plantean que ellos pudieran lograr objetivo de hacerse de nuevo con la asamblea, en este posible escenario (esto solo sería posible por la sumisión de la Asamblea), se debe mantener a los ciudadanos alertas y evitar por todos los medios caer en el juego del régimen y conservar la llama de la esperanza del cambio viva, llamar al apoyo del pueblo a sus representantes electos.

El otro escenario que podemos manejar es que no se disuelva la Asamblea, pero que se mantenga la praxis de que el régimen en anular toda acción legislativa, en este escenario Maduro seguiría usando a su verdugo predilecto que es el TSJ, ¿ante esto que se debe de hacer?, muchas veces a las preguntas complejas, las respuestas sencillas son la solución, si creemos en el rol protagónico del ciudadano, si creemos en que la voluntad popular fue la que hizo posible llegar a la oposición a la Asamblea Nacional, si estamos claros que estamos haciendo lo que la gente de a pie quiere, pues llamemos a la gente y apoyémonos en ella, si el TSJ anula lo que los representantes del pueblo dictan, llenemos las calles, si el ejecutivo no acata lo que dice la Asamblea Nacional, calle con él, este planteamiento ya lo ha dicho Leopoldo López y en su última carta desde la cárcel de ramo verde lo propone nuevamente quizás no desde esta óptica, pero en esencia es lo mismo el respaldo de la gente en la calle es lo que nos dará el cambio definitivo y el comienzo a construir #LaMejorVenezuela.

Fuerza y Fe.

#YoLuchoConVoluntadPopular

#LuchaYCambio

 Máximo Díaz-Estébanez Linares

Coordinador Voluntad Popular Islas Canarias

 Síguenos en las redes sociales:

https://www.facebook.com/voluntadpopularislascanarias/

@VPCanarias

vp_canarias@hotmail.com

Si quieres leer otras Reflexiones desde la Roca visita www.maximodiaz.com

Firmas, Máximo Díaz-Estébanez Linares
Sin respuestas a “Reflexiones desde la Roca. Arrancó 2017 y feliz año sólo por formalismo. Por Máximo Díaz-Estébanez Linares.”

Deje una respuesta