Reflexiones desde la Roca. Sigue la persecución y se estira el brazo. Por Máximo Díaz-Estébanez Linares.

ene 17, 2017 Sin comentarios por

Indignado, molesto, sorprendido (quizás no mucho), triste y con una alta percepción  de impotencia, son las sensaciones que hoy invade mi mente. Lo recientemente acontecido en Venezuela y específicamente las detención de nuestro diputado (suplente) Gilbert Caro y nuestra representante en Suiza Stecy Escalona así como el concejal Jorge Luis González (PJ Zulia), son las nuevas víctimas de las retaliaciones políticas del régimen venezolano, contra aquellos que piensan y muestran su descontento contra la triste realidad.

Hablemos de Gilbert.

Este diputado, nacido en Catia, un 30 de enero de 1974, no estudió en colegios de renombre, no viene de una familia de clase media alta. Se crió en Los Flores de Catia, el barrio que fue testigo de sus fechorías juveniles. Droga y “malas juntas” llevaron a Caro a pasearse por Yare, El Rodeo, La Planta, el retén de El Junquito y el demolido Retén de Catia.

Aún estando detenido, comenzó a formarse y a buscar la manera de reinsertarse en el sociedad que alguna vez lo había juzgado, condenado y que, probablemente, nunca lo dejaría de señalar. Ahorrando parte de su dinero, fundó la organización “Liberados en Marcha”, que se encarga de educar, formar, ayudar y reinsertar a privados de libertad, también se acercó a la religión cristiana y así salió adelante.

Gilbert fue el décimo segundo diputado más votado de las parlamentarias del 6 de diciembre de 2015; es suplente de Rafael Guzmán, y confiesa que le encanta ir a las sesiones, pues siente que tiene un compromiso con la sociedad.

En 2007 comenzó a trabajar para Leopoldo López cuando era alcalde de Chacao; en paralelo llevaba la labor social como hobby. Dos años después formalmente se convirtió en “voluntarista” y desde ahí usa sus franelas blancas o naranjas con el nombre de Voluntad Popular.

Trabajo en la propuesta de Henrique Capriles Radonski  cuando fue candidato a la presidencia en 2007 en materia penitenciaria.

El pasado 11 de enero, fue detenido violando todos sus derechos, hoy Gilber Caro es un diputado hoy arrinconado en una celda. Esta vez, el carcelero es el Gobierno de Nicolás Maduro quien lo acusa de ocultar armas de guerra y explosivos para “desestabilizar” al país.

Hablemos de Steyci.

Steyci Escalona, nacida en Valencia el 28 de mayo de 1985, es  una periodista y activista por los derechos humanos, participa activamente en actividades sociales y comunitarias en Suiza, país donde reside hasta la fecha. Steyci es representante en Suiza del Movimiento Internacional de Voluntad Popular. Emigró en el 2011 en busca de mejores oportunidades para ella y su familia. El pasado mes de diciembre, Steyci fue a Venezuela para visitar a sus familiares y amigos en ocasión de las festividades navideñas. Su regreso a Suiza, su país de residencia, estaba fijado para el domingo 15 de enero, para nuevamente incorporarse a su trabajo como docente infantil.

El pasado 11 de enero,  fue detenida arbitrariamente, por el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional, policía política del gobierno de Venezuela. Ella viajaba junto al Diputado de la Asamblea Nacional Venezolana Gilber Caro, siendo acusada también de ocultar armas de guerra y explosivos.

El Vicepresidente de la República y Director del Comando Nacional Antigolpe, Tareck El Aissami, en una rueda de prensa los acusó a ambos de presuntos actos que calificó como terrorismo y declaró que les habían encontrado armamento militar y explosivos. A Steyci se le señaló de acudir al Parlamento Europeo, como si de una actividad delictiva se tratará y de ser una activista en contra los intereses de la patria.

El caso de nuestra compañera y amiga, es sin duda de una gravedad inocultable, que la ha convertido en la primera mujer periodista de la diáspora venezolana, presa política del régimen de Régimen de Nicolás Maduro.

Apóyala uniéndote a la campaña #SteyciEsInocente.

No hay sorpresa, solo estira el brazo.

Las dos breves reseñas de mis compañeros y amigos, es solo para mostrar un poco de quienes son, lo que les ha sucedido lamentablemente no es una sorpresa, en este régimen esto es una praxis repetitiva, silenciar, amedrentar, sembrar el terror ante cualquier vestigio de disidencia, todo por mantenerse en el poder, solo que ahora la variante es ir a por los que hacen activismo fuera de Venezuela y muestran a la comunidad internacional la realidad, triste realidad que vive nuestro país.

El régimen de Maduro, con sus nuevos enroques (movimiento de piezas), quiere asegurar no la paz del país, quiere asegurar su paz, paz que para ellos significa mantenerse en el poder para continuar disfrutando del saque del erario público, sin importarles que consecuencia trae esto a sus ciudadanos.

Solo un régimen juzga a civiles en tribunales militares, en ese juicio que para mí, más que juicio fue una ejecución, no se mostro por ejemplo de dónde sacaron la armas, armas que por cierto son de las Fuerza Armadas Venezolanas, cosa que entre líneas deja visto lacorrupción que lamentablemente aqueja nuestro órgano castrense, no se mostro tampoco si tenían estas las huellas dactilares de estos injustos acusados, en fin otro bodrio hecho legal por otro juez corrupto y rodilla en tierra.

Hoy, Gilbert, Steicy, Leopoldo, Ceballos, Ledezma y otros cientos engrosan la lista de víctimas por querer #UnaMejorVenezuela, pero seguro todos los días sumamos a más en este ideal.

Fuerza y Fe.

#LibertadParaTodos

#YoLuchoConVoluntadPopular

#LuchaYCambio

 Máximo Díaz-Estébanez Linares

Coordinador Voluntad Popular Islas Canarias

 Síguenos en las redes sociales:

https://www.facebook.com/voluntadpopularislascanarias/

@VPCanarias

vp_canarias@hotmail.com

Si quieres leer otras Reflexiones desde la Roca visita www.maximodiaz.com

Firmas, Máximo Díaz-Estébanez Linares
Sin respuestas a “Reflexiones desde la Roca. Sigue la persecución y se estira el brazo. Por Máximo Díaz-Estébanez Linares.”

Deje una respuesta