Tentempié Legal: La maleta del emigrante. Por Albania Oyarzún.

feb 09, 2017 Sin comentarios por

Bueno, pues ya está tomada la decisión, la has estado rumiando durante meses, años incluso, y no ha sido fácil, desde luego que no, porque nada va a ser lo mismo.

Sabes que no va a ser lo mismo porque por mucho que se consigan los mismos ingredientes, y que utilices la misma receta, no van a saber igual las hallacas, ni van a tener la misma textura las arepas, ni el relleno de las empanadas va a despertar en tu paladar las mismas sensaciones.

Sabes que las cervezas estarán frías, pero que en cada trago, vas a buscar en el fondo del vaso ese sabor a Polar que no consigues encontrar y que vas a echar de menos el sonido de la Billo´s Caracas Boys que sale de una ventana acomodándose en tu oído con el contoneo suave de la cumbia… nada será igual, pero hay que irse.

Hay que irse, porque ya no puedes garantizar la seguridad de los tuyos, porque el crimen, los robos, las amenazas aumentan cada día, y crece  la sensación de que “los malos” campan a sus anchas con el consentimiento de los que deben protegerte, pero miran hacia otro lado, mientras extienden la mano para recibir el soborno que les enriquece a la vez que los envilece.

Y te acuerdas del abuelo, que en sus últimos años, allá en Caracas, con el Ávila a sus espaldas, te hablaba de unos desconocidos Montes de Anaga que para nada te eran familiares, pero que él recordaba con lágrimas en los ojos, y que ahora, tantos años después son el telón de fondo de tu nueva vida.

Porque había que irse, y te fuiste, y cuando el ala del avión te dejó ver esas islas allá debajo, no imaginaste que empezaba otro viaje, el interior, el del reencuentro contigo mismo, con tus raíces y con tus recuerdos, y que a la vez empezabas a andar por la senda del respeto a las leyes, de las garantías constitucionales, del futuro legalmente consolidado.

Fue entonces cuando viste el mundo con ese color nuevo, y sentiste que al aire olía distinto, pero era igual, y que la Polar que buscabas, sabe a Dorada, que las arepas pueden ser de gofio y que el Ávila se esconde detrás de Anaga y el Teide te acoge con cariño, y sacas entonces de tu maleta tus recuerdos que empiezan a ser uno con las nuevas experiencias, y tu vieja foto de la cédula se mira con sorpresa sin reconocerse del todo en el nuevo pasaporte de otro país que también es el tuyo, donde otro tú, el mismo, pero diferente, comienza a abrirse paso en ese Nuevo Viejo Mundo que te contaba el abuelo, donde Ley, Justicia y Esperanza, son palabras que se conjugan en tiempo presente, en primera persona del singular, y puedes decir entonces: Yo soy emigrante, soy una persona legal, y soy feliz –o mejor: tranquila-, aquí y ahora.

Albania Oyarzún.

Este artículo esta patrocinado por: Logo Liberty Express.

www.tuabogadoencanarias.com

https://www.facebook.com/TentempieLegal/

 

 

 

Albania Oyarzun, Firmas
Sin respuestas a “Tentempié Legal: La maleta del emigrante. Por Albania Oyarzún.”

Deje una respuesta