Rodolfo José Cárdenas. Por César Pérez Vivas.

feb 16, 2017 1 comentario por

El pasado 2 de Febrero de 2017 falleció en Caracas, al filo de los noventa años, Rodolfo José Cárdenas. Político combativo, intelectual y escritor de densa formación y de formidable cultura, abogado y periodista acucioso, hombre de bien que amó profundamente a esta tierra venezolana. Formó parte de la generación fundadora más joven de la democracia cristiana venezolana. Abrazó la política desde su más temprana juventud. Su apego a los valores cristianos le viene de su hogar andino. Nacido en Táriba, la ciudad mariana del Táchira, internalizó la dimensión espiritual de la vida desde la perspectiva del cristianismo, y junto a otros valiosos jóvenes de su generación, se lanzaron por pueblos y aldeas, a fundar el partido Social Cristiano Copei, animados por el liderazgo indiscutible de Rafael Caldera.

Rodolfo Cárdenas es de esa escuela, para quienes la política no era un vano activismo en la búsqueda de un espacio burocrático, del poder por el poder mismo, o de una prebenda. Asumió la política como un apostolado de servicio, para el que era necesario estudiar a profundidad una serie de disciplinas, que permitieran elevar el espíritu, y el conocimiento de la patria y de la humanidad misma. Por eso su inclinación al estudio de las leyes, de la filosofía, de la historia, del arte y la literatura, de la economía y la sociología. Fue sin lugar a dudas uno de los pensadores social cristianos venezolanos más destacados del siglo XX. Su obra escrita así lo demuestra. El fallecido ex Presidente Luis Herrera Campins, al hacer una descripción de su perfil, escribió: “Rodolfo José Cárdenas ha sido fundamentalmente un político de garra, de pluma y tribuna, poseído siempre por una gran inquietud intelectual por el estudio de las ideologías y por la producción y divulgación de los conceptos en exigencia de reflexión a todos y, en especial, a los militantes jóvenes. Los quiere prevenir de la tentación de caer en el adormecimiento intelectual y en el regazo aprisionante del pragmatismo, opuestos al cultivo del ideal”. (Prólogo al libro El Humanismo Integral de su autoría).

Su formación inicial ocurre en el Táchira, donde hace sus estudios de bachillerato en el Colegio Sucre de San Juan de Colón y en el Colegio La Salle de San Cristóbal. Su carrera de derecho la cursa en la Universidad de Salamanca en España, y su doctorado en Ciencias Políticas, lo hace en la Universidad Central de Venezuela.

A la política ingresa a los 17 años. Él mismo lo confiesa cuando en el prólogo de su libro Visión antropocéntrica de la historia, escribe: “llegó Octubre de 1945 cuando me integré a la política”. Se entiende que asume la política a partir de la llamada Revolución de Octubre de 1945, que saca del poder al Presidente Isaías Medina Angarita. Meses más tarde, siendo estudiante del cuarto año de bachillerato en el Colegio La Salle, asiste junto a sus compañeros de aula Ceferino Medina Castillo y Valmore Acevedo, a la asamblea fundacional de Copei Táchira, el 27 de Febrero de 1946, en el Teatro Garbiras de San Cristóbal. En ese evento conoce a José Antonio Pérez Díaz, a Edecio La Riva Araujo y a Ramón Pineda, delegados del recién fundado partido, para constituirlo en la región en la que más profundamente se sembró la semilla socialcristiana.

Su presencia en la política es amplia, permanente y combativa. Fue un luchador que defendió con pasión y fuerza sus convicciones. Participó en la fundación de la Juventud Revolucionaria Copeyana, junto a Luis Herrera Campins. Su accionar político lo aventó de la patria en los tiempos de la dictadura de Pérez Jiménez. Fue a España. Allí estudió y se compenetró con ella, de tal manera, que era una de sus querencias.

Al instaurarse la democracia regresa y se integra a la vida política. Es elegido diputado al Congreso por su Táchira natal. Fue Ministro de Ciencia y Cultura, y Jefe de la política informativa en el primer gobierno de Rafael Caldera. Luego fue Gobernador de Caracas, en el gobierno del Presidente Luis Herrera Campins.

Incursionó con fuerza en el periodismo político, siendo Director de los Semanarios Copei del Táchira y Copei Nacional. Fue un articulista polémico e incisivo en diarios nacionales y regionales.

Su obra más trascendente la ha dejado en sus libros. Ellos son documentos valiosísimos para la comprensión del pensamiento y de la historia política de la Venezuela del Siglo XX, y de la primera década de este siglo XXI. Ellos reflejan la densidad de su formación intelectual y constituyen una contribución al acervo cultural de la democracia venezolana en general, y de la democracia cristiana en particular.

El combate políticoLas tres virtudesCopei en el trienio populistaCopei en la constituyenteCiencia y tecnologíaEl humanismo cristianoVisión antropocéntrica de la historia, y La república civil (2 tomos) constituyen un obra de la que podemos extraer conocimientos e información, que mucha falta hace para quienes en estos tiempos ejercen el noble y duro oficio de la política.

Rodolfo José Cárdenas fue un hombre auténtico, que vivió a plenitud su fe, y con plena autenticidad sus convicciones políticas. Ello le generó, como es natural, simpatías y rechazos. Sufrió como muchos líderes de su temple el embate de sus adversarios, por ello conoció el exilio y la cárcel. El exilio era una consecuencia natural de enfrentar la dictadura, pero la cárcel fue el resultado de la perversa manipulación de la justicia para eliminar el adversario incómodo y pugnaz. No se amilanó ante ninguna de esas circunstancias, las enfrentó en su momento, y salió airoso de todos esos embates de la vida política, sobre en todo en un país, que como el nuestro, es tan dado a la retaliación y la venganza.

Los últimos años de su vida los dedicó a combatir con su pluma, la barbarie militarista que se vino sobre nuestra patria al comienzo del presente siglo. Fue certero al advertir, desde sus inicios, la naturaleza del régimen. En su último libro y en sus columnas periodísticas, hay suficiente material que así lo confirma.

Al término de su fructífera vida terrenal dejamos constancia del afecto, la admiración y el respeto que a mí, y a muchos de mis compañeros de generación, nos produjo ese gran venezolano que fue Rodolfo José Cárdenas.

César Pérez Vivas.

@CesarPerezVivas

http://www.el-nacional.com/noticias/columnista/rodolfo-jose-cardenas_80901

Firmas

Una respuesta to “Rodolfo José Cárdenas. Por César Pérez Vivas.”

  1. Carlos G. Cárdenas says:

    Comparto plenamente la opinión expresada sobre ese personaje del mundo político del siglo pasado, Rodolfo José Cárdenas. De él aprendimos las primeras lecciones del socialcristianismo, una forma de hacer política bajo el pensamiento social de la Iglesia Católica. Un hombre integro, que defendió sus ideales con profunda convicción y respeto a la disidencia. Junto a Abdón Vivas Terán, tal vez constituyen los ideólogos más destacadas del pensamiento social cristiano de la era moderna en Venezuela. Vivió los oprobiosos gobiernos dictatoriales y vivió en democracia. Defendió la democracia como el sistema más perfecto dentro de la imperfección de los estados modernos. Paz a sus restos. Carlos G. Cárdenas.

Deje una respuesta