11-M. Por Ángel Nazco García.

mar 13, 2017 Sin comentarios por

     El 11 de marzo se conmemoraba, en diferentes partes de Madrid, el atentado “terrorista” que pasó a conocerse como el 11-M. Manuela Carmena y Cristina Cifuentes, alcaldesa y presidenta de esta ciudad capital respectivamente, se ponían de acuerdo para ofrecer una corona  para honrar a las 193 víctimas fallecidas en esta fecha.

     En un primer momento, y con el proceso electoral encima, los voceros del gobierno del PP, comenzando por el presidente JM Aznar, culparon a ETA del hecho. Poco después, ciertas pruebas atribuían a Al Qaeda (organización paramilitar y yihadista) dicho atentado, amén de otras pruebas encontradas que apuntaban a actores de origen árabe como responsables del mismo.

     Los medios de comunicación cubrían este acto, se podían apreciar imágenes de diferentes autoridades del gobierno y otros funcionarios, público y familiares de las víctimas, colocando flores, velas encendidas, fotos y otros objetos, en un lugar preparado para tal fin. Todo eso está bien, pues cómo decirle a un padre que ha perdido a su hijo que no asista a este acto, que lleve un ramo de flores, que encienda un velón o que se ponga de rodillas a rezar un Padre Nuestro. Tienen derecho a todas las manifestaciones de duelo que voluntariamente deseen realizar.

     Ahora, lo que  no me parece bien, y menos aun cuando participan medios de comunicación audiovisuales, es que se continúe ocultando la posible verdad que existe detrás de todo esto, la posible génesis que explicaría el por qué ocurrió. ¿Acaso es difícil relacionar este horrible suceso con la invasión militar que se hizo a Irak un año antes, en el 2003? ¿Acaso es difícil recordar que esta infame invasión a otro pueblo, a otra nación, se hizo basada en mentiras, en la supuesta existencia de armas de destrucción masiva?  ¿No es el 11-M la consecuencia  o la respuesta de grupos armados islamistas por el daño causado al pueblo iraquí? Debemos recordar que el Sr. George Busch (presidente de EEUU), apoyado por JM Aznar (presidente de España) y el Sr. Tony Blair (presidente de Gran Bretaña), y otros países, cometieron esta infamia. Como ustedes saben, el gobierno del PP no hizo una consulta al pueblo para preguntarle si estaban de acuerdo con participar en una guerra contra Irak. Nada de eso, entraron en ella al más alto estilo de una dictadura ¿Acaso podemos desmentir los verdaderos intereses que perseguían los países que la llevaron a cabo, entre ellos el control del petróleo? ¡Qué horrible! ¡La historia de la humanidad está llena de tantos actos de esta calaña!

El número de víctimas de la guerra de Irak osciló entre 400.000 y 1.033.000, de acuerdo a diferentes fuentes. El número de víctimas del 11 M ascendió a 193. Si a este último se le califica como “acto terrorista”, ¿cómo calificaríamos la invasión a Irak? Michael Mann, sociólogo británico, publicó un libro titulado “El imperio incoherente” en el año 2003: en este libro, el autor manifiesta su desacuerdo con tildar de “terrorista” lo que en realidad en un acto de defensa, de guerra. No deja de ser una respetable opinión. Ciertamente existen actos terroristas, pero también es cierto que con el término “terrorista” se estigmatiza ciertos actos con la única finalidad de ocultar la verdad y desvirtuar el proceso de la razón del observador.

Cuadro estadístico de las víctimas por la invasión a Irak:

Encuesta Iraquíes muertos

Marzo 2003 a…

Ministerio de Salud iraquí 151,000 muertes violentas de 400,000 muertes debido a la guerra. Junio de 2006
Encuesta Lancet 601,027 muertes violentas de 654,965. Junio de 2006
Opinion Research Business 1,033,000 muertes violentas como consecuencia del conflicto. Agosto de 2007

     Por esta razón, entre un millón más, cuando escuchen o lean noticias en los medios de comunicación, cuando lean revistas, incluso libros, siempre sean cartesianos, duden de su veracidad. Casi siempre estarán bastante lejos de la verdad, bien sea porque median intereses para que así sea, o por el subjetivismo del escritor o productor, bien sea por dificultades intrínsecas al hecho en sí.

    Por mi parte, cada vez estoy más inclinado hacia la universalidad, y, por lo tanto, en contra de todo tipo de violencia. Trato de comprender, sin embargo, los hechos acaecidos en la dinámica social.

Ángel Nazco García.

Ángel Nazco García, Firmas
Sin respuestas a “11-M. Por Ángel Nazco García.”

Deje una respuesta