Devastar para dominar. Por Roberto Hernández Montoya.

mar 19, 2017 Sin comentarios por

Es un error común suponer que superar el capitalismo es que seamos iguales.

Las clases dominantes son dominantes porque son despiadadas. En todas partes cumplen las leyes solo cuando les conviene. En España absuelven infantas y maridos de infantas. Por ejemplo. Para los grandes no hay leyes, porque son la ley. Las leyes son para los débiles. Alguien pobre se roba un celular en España y puede pagar prisión preventiva de quién sabe cuánto tiempo.

No sé, no conozco las leyes españolas, pero ya voy viendo cuáles son las que verdaderamente se cumplen. La infanta solo pasa por el linchamiento mediático, que no deja de ser estresante, pobrecita. Al menos eso es lo que están diciendo los zalameros medios españoles de la derecha, que son todos. Qué pobrecita la familia real por lo que ha pasado. Eso parte el alma. A Soraya la sacrificaron, como a Lady Di. Letizia debiera cuidarse más. Digo yo. No sé, por ahora me parece que está cumpliendo aceptablemente su papel de Cenicienta vuelta princesa, y como plebeya hasta luce como lo más distinguido de la familia real, mira tú.

Marx sentó las claves en Das Kapital, cuyo sesquicentenario deberíamos celebrar leyendo y/o releyendo. La gente haragana le ha dado fama de difícil. No. Largo sí es. Pero más allá del capital (voto a Istvan Mézáros) hay un sinfín de obras que hablan dello, incluyendo libros del propio Marx y Engels. Balzac, Zola, F. Scott Fitzgerald. De Balzac, Engels declaró que una sola de sus novelas delataba más el capitalismo que mil tratados de economía política. Te recomiendo Papá Goriot.

Es un error común suponer que superar el capitalismo es que seamos iguales. No, ¡vivan las diferencias! Lo que saca la piedra es que a un patiquín sus padres le compren una curul, una alcaldía, una gobernación, una candidatura presidencial, para no hacer nada, bueno, sí, dar golpes, conspirar, robar, llamar a descargar arrecheras en cuya descarga se cargan a 11 personas, incluyendo dos chamos. Y no pagar por eso. Ah, ni siquiera tiene el atenuante de la simpatía, la inteligencia y la cultura. Sí, dan ganas de descargar arrechera.

El capitalismo no solo crea las injusticias, sino que las acentúa, como con esta guerra económica, que pagamos con Maduro. Y devasta.

Roberto Hernández Montoya.

http://www.ultimasnoticias.com.ve/noticias/opinion-mini-site/roberto-hernandez-montoya-devastar-dominar/

Firmas
Sin respuestas a “Devastar para dominar. Por Roberto Hernández Montoya.”

Deje una respuesta