REFLEXIONES. Mi cielo y yo. Por Angélica Perozo Piña.

mar 25, 2017 Sin comentarios por

Me enamoré del cielo cuando lo vi mirándome desde su lejanía, a veces tan cercana. Su azul dejaba de ser pálido y se iba haciendo más intenso a medida que su estrella grande se ocultaba tras las nubes. Y ellas, escurridizas y anónimas esparcían sus faldas, que como alas de ángeles se dibujaban en desorden sobre aquella estampa que me enamoró. Sí, me enamoró y lo seguí mirando hasta que oscureció.

Mi cielo y yo
Cómo olvidarlo si él estaba allí y me mostró su brillo. Se acostaba sobre el mar, quieto, sosegado. Respiraba mi cabello, lo hacía con el viento. Seguramente envió con él sus mensajes, que me llegaron al oído en forma de caricias suaves y con olor a sal. Me cantó al oído, me susurró poesías. Olía a perfume de mar, a baño de sol.
No había pájaros en aquel cielo, seguramente prefirieron quedarse en sus ramas contemplándolo como lo hacía yo.

La tarde se llevaba el día, me dejaba sin él, pero yo me lo devoré con los ojos, no quería olvidarlo. Abajo estaban las piedras, se hacían las dormidas, mientras las olas tranquilas las acariciaban. El mar las abrazaba y envolvía y luego se postraba ante el hermoso cielo. Quería hacerles el amor y ellas lo sentían.

El cielo fue testigo de mi sentimiento. Sé que lo sintió y lo plasmó en su atardecer. La luz se iba, las nubes se movían con la misma lentitud de un beso recién estrenado y un rayo muy tenue se posaba sobre el mar queriéndome indicar el camino hacia él, hacia mi cielo.

Quería irme con él, quería quedarme en sus brazos y dejarme llevar por el viento. Pero la luz indicaba el cierre del telón. El cielo se iba a dormir y yo extendía mis brazos para que no me dejara, quería abrazarlo todo. El viento con olor a sal sopló en mis ojos para que se cerraran, lo respiré todo, lo dejé sin aroma, lo besé y caminé a tientas sobre las piedras amorosas. Me fui de espaldas al cielo, no quise voltear, me había enamorado. Me lo llevé en la piel y en mis ojos. Lo tengo conmigo aunque ya no esté.

Angélica Perozo Piña.

www.angelicaperozop.blogspot.com

Nota del Editor: Estimado lector, si Ud. quiere leer todos los artículos de nuestra colaboradora, le invitamos a visitar su blog: www.angelicaperozop.blogspot.com, o ir a la casilla “buscador”, que está en la parte superior derecha de nuestra página de inicio, poner el nombre de Angélica Perozo Piña y tendrá a su disposición todos sus excelentes artículos.

Angélica Perozo, Firmas
Sin respuestas a “REFLEXIONES. Mi cielo y yo. Por Angélica Perozo Piña.”

Deje una respuesta