Venezolanos migrantes. Por Juan Carlos Sainz Borgo.

mar 26, 2017 Sin comentarios por
Venezolanos migrantes

Uno de los hechos que marcará el estudio del inicio del siglo XXI venezolano será el cambio de los flujos migratorios en nuestro país. Abuelos y padres venezolanos, conocieron un país receptor de migrantes, en una Venezuela productiva. En el presente, la llamada diáspora venezolana, comienza a alcanzar niveles de preocupación regional e internacional.

Desde comienzos del siglo XXI una primera oleada de venezolanos abandonó el país, utilizando redes de apoyo, bien sea por doble nacionalidades, europeas en su mayoría, pero también de Estados Unidos y otros lugares. Unos años después, con el paro petrolero, el control de cambio y la radicalización de la revolución bolivariana, un importante grupo de venezolanos emigró hacia los más diversos lugares del mundo, en muchos casos abiertos a recibir el capital humano venezolano en diversas áreas, especialmente petroleras, pero en general sin distingo de naciones. En estos destinos, los países árabes, Colombia, Estados Unidos, España, Panamá y Costa Rica destacaron como la elección más clara para muchos. A partir de la victoria de Nicolás Maduro, una tercera oleada, más desestructurada y con menos redes de apoyo, ha venido nutriendo las salidas de muchos jóvenes, recién graduados en su mayoría.

En América Latina, Argentina, Colombia, Chile y Perú son los destinos más populares. Sin embargo, las salidas vía terrestres o marítimas no están fuera de la agenda para un número muy importante que termina en Brasil, Trinidad y Tobago o Aruba.

Pero este recuento, dice muy poco del drama humano que esta diáspora venezolana, de hombres y mujeres venezolanos están emprendiendo. Si quiere tener una idea de la complejidad del viaje y al mismo tiempo del interés de los y las jóvenes venezolanas, investigue en internet y se sorprenderá del número de blogs, páginas de Facebook y otras redes sociales que explican, ayudan y comparten las historias de quienes han logrado atravesar nuestra región con 200 o 300 dólares y hasta dan contactos de con quien trabajar al arribo al destino. Pero eso sería solo un lado rosado de la historia.

Las redes de tráfico de personas, se están nutriendo de este caudal inagotable que representan venezolanos que quieren salir, sin embargo, en el camino integran redes de prostitución en los países vecinos para poder financiar este viaje. La prensa mundial reporta venezolanas embarazadas que en avanzado estado de gestación llegan a hospitales, para poder tener a sus hijos e hijas y poder solicitar el amparo de esas sociedades. El drama de los venezolanos fuera, llega a los límites que muchos que se fueron contando con pensiones, vía CADIVI o los acuerdos con países europeos se han quedado sin ningún apoyo o sustento, obligando a esos estados aprobar soluciones humanitarias de emergencia para esas poblaciones.

En el seno de los organismos internacionales en la región, ya se habla de una crisis humanitaria en Venezuela. La solicitudes de asilo o refugio crecen de forma permanente y las proyecciones estadísticas que el número de solicitantes presenta para los próximos años, coloca a Venezuela a la cabeza de los solicitantes de asilo en muchos de los países de la región, superando a tradicionales ocupantes de esas listas como Colombia, el Salvador u Honduras.

La crisis está presente y hay conciencia por parte de los países de la región y de los venezolanos que habitan esos países. Es normal que se compartan en grupos de redes sociales ayudas a venezolanos que llegan o bancos de información para ayudar al aterrizaje de estos nuevos vecinos.

En el siglo XXI latinoamericano, no es extraño ver a venezolanos en los puestos más bajos de la economía, como por ejemplo reportaba la prensa, del joven venezolano trabajador de McDonald´s que en Miami salvo la vida de una policía local. Pero también, en situación de casi indigencia, pidiendo ayuda o caridad.

La otrora poderosa y de puertas abiertas Venezuela, que recibió a los perseguidos de las dictaduras del sur o quienes huían de la violencia en Colombia, ve ahora partir a sus más jóvenes exponentes a un viaje que muchos refieren como solo de ida. El trabajo de hoy, los devolverá mañana.

Juan Carlos Sainz Borgo.

@jcsainz

Este medio no se hace responsable por las opiniones emitidas por sus colaboradores.
Firmas, Migración
Sin respuestas a “Venezolanos migrantes. Por Juan Carlos Sainz Borgo.”

Deje una respuesta