COPEI A LA OPINIÓN PÚBLICA ESPAÑOLA.

abr 12, 2017 1 comentario por

Logo Copei 1

Estamos leyendo con profundo estupor el comunicado publicado por la Embajada de la República Bolivariana de Venezuela ante el Reino de España en su página web (así como en la de sus Consulados) a fecha 10/04: y es que esa es la única reacción posible ante tal sarta de mentiras.

          Como respuesta general, la representación de COPEI en España solo quiere indicar que la Democracia venezolana ha sido asesinada por un régimen forajido que, bajo la excusa de una supuesta “revolución”, invadió todas las esferas de la vida privada de los venezolanos y secuestró sus libertades públicas, con resultados fatales y catastróficos en lo que respecta a la gobernanza, y una inflación que, con largueza, supera los tres dígitos, y que hace que Venezuela sea, con largueza, uno de los peores países del mundo para vivir, en términos puramente objetivos.

          Con respecto a los particulares del “comunicado”, cabe decir lo siguiente:

  1. La única información que los venezolanos que encontramos afuera de nuestro país de origen proviene de los medios internacionales, las fuentes independientes y el poder de las RRSS. Y sin embargo, nos enteramos de los sucesos antes que los propios habitantes que los sufren, por lo que nos vemos obligados a hacer la labor responsable de selección y criba, para producir contenidos veraces.
  2. La libertad de información, que corresponde en esencia a los agentes que la recogen, analizan y distribuyen, desapareció cuando las emisoras de radio y TV fueron expropiadas y los periódicos estrangulados. Con Internet el procedimiento ha sido un poco más gradual. Simplemente, ha bastado con no actualizar ni los equipos ni la tecnología para que la comunicación no fluya. Con 1 Mb van tirando.
  3. Los venezolanos que somos representantes de nuestros partidos políticos, y que por cualquier circunstancia nos vimos obligados a salir de Venezuela, hemos alzado nuestras voces a todo lo largo de la pequeña bolita del mundo. Con la pequeña diferencia que en el ámbito internacional no se nos reprime, ni se nos lanzan gases tóxicos. Y somos la voz de nuestros paisanos que todos los días sufren en soledad, y lloran en la cola para comprar un litro de aceite o un kilo de Harina Pan, ante la ventana del mundo libre.
  4. La multitud de imágenes que inunda la red de redes es, ni más ni menos, el reflejo del reclamo ciudadano por sus derechos fundamentales; que en lo personal reclama hambre e inseguridad. O en lo social, libertad, solo libertad. Reclama el obsecuente comunicado la promoción del caos y acciones terroristas, cuando en España conocemos lo que es terrorismo. Civiles y oficiales de la Ley muertos, en atentados sin justificación. Euskadi Ta Askatasuna, los etarras que por convenio convivieron, y aún conviven, en la sociedad venezolana, y renunciaron a las acciones armadas. Que picaron al CESID y aún están bajo la lupa del CNI.
  5. Crasa y supina ignorancia demuestra la representación “diplomática” ante la clásica definición de terrorismo, confundiéndola con la de guerrilla, la insubordinación típica ante gobiernos de esa calaña. Pero es que queremos llevar eso un poco más allá, al Terrorismo de Estado. Al diseño de operaciones en macrotérminos que se traducen en desabastecimiento y hambre, inseguridad y muerte, propaganda goebbeliana, efectividad estalinista. Diseñada por un equipo interdisciplinario de intelectuales binacionales.
  6. Sabemos que España dejó de suministrar material de control de personal a Venezuela desde hace varios años. De allí que se desconoce el estándar de seguridad aplicado para la adquisición de dicho material, pero es que las evidencias gráficas que hemos examinado son más que suficientes. APVs chinos. Armamento ruso de segunda mano, AK103 y fusiles Dragunov. Escopetas con munición gruesa. Y pistolas 9 mm. para ser disparadas a mansalva contra la gente, como si se tratara del tiro al blanco.  Y lo que es más terrible, la eliminación por inacción de los límites de la actuación ciudadana, que hace surgir los instintos más básicos de ira y represión.
  7. Unido a lo anterior, pierde eficacia a ojos vistas el aparato judicial del Estado. Desjudicializa la conducta antijurídica del violador de los DDHH, pero criminaliza al estudiante que, queriendo estar en Libertad, se hunde en el negro pozo penitenciario venezolano, donde lo que vale es la supervivencia pura y dura, y los DDHH sirven, si acaso, para ser escritos en una servilleta.
  8. La Constitución de 1998, en la que creyeron tantos venezolanos, pretendió cometer una bastardía contra el Principio clásico de Separación de los poderes públicos, diluyendo su responsabilidad en un supuesto poder ciudadano y delegando la elección de autoridades en un supuesto poder electoral. Y es que, desde un inicio, el esquema nunca funcionó. El poder ciudadano jamás se reunió ni dictó resolución alguna en contra del gobiernito, como sí lo vemos aquí en las actuaciones de las Defensorías del Pueblo, cuando le enmiendan la plana a algún organismo estatal.
  9. Lo terrible es que la Constitución de 1998 nunca fue señorita, y jamás se le permitió siquiera ser niña, que es la lógica traducción sociológica de los pactos constitucionales asumidos a conciencia. Violada a tutiplén desde su nacimiento mismo, y jamás respetada, es que hubiera sido mejor que no naciera. La división de poderes solo funciona con el debido contrapeso. La corrupción o el simple engrasado de una judicatura ya bastante desmoralizada, que permitió y aplaudió el ingreso de simples bachilleres sin currículo alguno, o que acalló el nombramiento de reos de la Justicia con Mayúscula, bastó para eliminar el lógico contrapeso de la tripartición de poderes. El ejercicio de la Justicia es el ejercicio de la libertad.
  10.  En este sentido, el poder judicial ha devenido en simple y obsecuente servidor del régimen, en cualquiera de sus instancias, siendo pervertido desde el más humilde juez de Paz hasta el presunto juez que, homiciano convicto, pretende ocupar y ocupa la presidencia de la que en su tiempo fuera (y de lejos) una Corte Suprema de Justicia admirada por toda Latinoamérica, y respetada a nivel mundial. No esta comiquita de tribunal, ante el cual no vestiría ni quiero vestir mi toga. Y hágase público mi orgullo de vestir mi toga venezolana en estos Juzgados españoles, donde prima el Derecho, donde he perdido y he ganado. Y donde siempre he defendido los derechos de mis clientes.
  11.  Por supuesto que afuera de Venezuela los representantes de los partidos políticos operamos en paz. Al amparo y seguridad de los organismos de inteligencia españoles y europeos. Y monitoreados siempre por los tres o cuatro pendejos de la policía política del régimen que necesitan justificar sus sueldos. Que este post les sirva de ejemplo y conciencia, como llamamiento de respeto a lo que de verdad es un Estado de Derecho. Me llena de orgullo que aún pique al boligobiernito, y que mis conversaciones sean pinchadas fuera de los cauces legales. Que hago lo que tengo que hacer, y solo eso. Y nos vemos a la salida, a ver si das la cara.
  12. La actuación de los cuerpos policiales y militares que monopolizan el uso “legal” de la fuerza en aquel país raya, por decir lo menos, en lo inconstitucional para los estándares de cualquier ordenamiento jurídico moderno. Se ha denunciado y documentado de forma más que suficiente el uso excesivo del CS, clorobenzidileno malonolitrilo, bien como spray, bien como se desprende de sus contendedores en granadas de uso manual o autopropulsadas. Es el hecho que en cualquiera de sus formas, el régimen forajido ha venido agotando con rapidez sus existencias, muchas de ellas caducadas. Y que vista su ilegitimidad internacional, no ha podido acudir a ninguno de los proveedores legítimos y autorizados de esos elementos de control de personal, debiendo adquirirlos con el sobreprecio del mercado de estraperlo de los perros de la guerra. Los sobrantes bélicos han sido preocupación constante de la ONU y su Consejo de Seguridad. Pero es que esbirros del régimen han lanzado granadas autopropulsadas CS adentro de centros comerciales. En contra de civiles que se encontraban comiendo. Y convertido aeronaves de ala rotatoria en simples plataformas de lanzamiento de bombas lacrimógenas en lata, que si alcanzan a un civil lo matan.
  13.  Estamos convencidos que los gobiernos del mundo libre han decidido apoyar la gesta libertaria de los venezolanos, al margen de lo mucho que los políticos que estamos en el exilio hayamos luchado por ello. Sin injerencias, se habrá de decidir nuestro destino.
  14.  Una advertencia al país que nos ha acogido. La eliminación del principio de la Justicia Universal, que permitió a Baltasar Garzón llevar a Augusto Pinochet a la Audiencia Nacional, nos impide presentar a la Justicia española nuestro caso, que jamás fue admitido a trámite por Sus Señorías. Es que las dictaduras de derecha son siempre más bonitas que las de izquierda. Pero nada impide que, dentro del ordenamiento jurídico español, podamos hallar los informes que prueben que los españoles que apoyan al régimen hayan aconsejado, y cometido, crímenes de lesa humanidad. La sola fijación como política de Estado del olvido adecuado de los venezolanos que nos encontramos afuera de Venezuela puede bastar.

Así pues, la postura de COPEI España queda clara. Los Consulados de Venezuela en España repiten el script de un mal tebeo, obligados todos ellos a cumplir con los designios del régimen, o los deseos del embajador, que los obligó a publicar este comunicado. No nos queda más que hacer un llamado a los paisanos que prestan sus servicios al régimen. Asuman una postura de dignidad. Que los van a seguir respetando en el bar de la esquina. Pero se tienen que mojar y ponerse del lado correcto de la Historia.

Al Gobierno de España. A nuestros aliados políticos en el Continente. Nuestra lucha por la Libertad continúa, y agradecemos el apoyo de los partidos.

Pero es que tenemos que hacer una advertencia frente a la concepción ideológica del populismo que enamora hoy a miles de españoles. A ellos, solo les contamos la labor que condujo a la destrucción de nuestra República. Y creo que basta recordar que nuestra Comunidad está allí. Y a los que pretenden defender al régimen que ha asesinado cientos, miles de venezolanos, solo pido que sientan y sufran el recuerdo de un ser querido. Y que allí hallarán nuestra oposición, tan cierto como que nuestra Diáspora ha llegado lejos.

     En Santa Cruz de Tenerife, a 12 de abril de 2017.

José Antonio CARRERO ARAUJO

Representante Delegado para España

V-6.901.013

 

 

Actualidad / Noticias

Una respuesta to “COPEI A LA OPINIÓN PÚBLICA ESPAÑOLA.”

  1. Eneida DOMMAR says:

    Excelente artículo, ese es el exiliado que ama a su país Venezuela, con valores éticos y morales y todo lo allí dicho es y más todavía, por ejemplo lo de las Bombas lanzadas desde los helicópteros a ciudadanos desarmados, gracias amigo por ese reportaje amplio y claro, recibe un fuerte abrazo de una venezolana que está recibiendo gas del bueno pero con mucha dignidad, Viva Venezuela

Deje una respuesta