Un país que mana leche y miel. Por Gilberto Varela.

abr 21, 2017 1 comentario por

Vzla bomba de tiempo

Hubo una vez un país donde brotaba leche y miel y sus tierras eran tan nobles y buenas que si lanzabas una “lata” se desarrollaba una plantación de “latas.”

 Ese país fue Venezuela.

Nací y me crié en Venezuela y hoy más que nunca  siento inmensa tristeza por mi país de origen…por ese pueblo tranquilo y bello donde transcurrió mi infancia, mi niñez, mi adolescencia, mi juventud entera la pase ahí… me enamoré y me casé en Venezuela. Al país lo conocí al dedillo, porque mi pequeña familia, tuvo que emigrar muchas veces de un lugar a otro para comenzar de nuevo. Y siempre nos topamos con personas llenas de alegría con un chiste a flor de labios. Y aunque viviera mal,  el venezolano a todo se le saca un chiste gracioso y hace una fiesta por cualquier cosa. Y como decía la gran Conny  Méndez: “Venezuela habla cantando…” esa es la tierra  que yo recuerdo.

Me formé viendo cómo se iba transformando aquel pueblo en una gran nación democrática. Al igual que yo, el país también se hacía mayor, crecía. Llegaron gentes de todas partes del mundo. Españoles, portugueses, griegos, turcos, alemanes Suizos, americanos  europeos de todas partes. Mi bisabuelo se fue un día de Canarias a Venezuela  y nunca regreso.

Aparte de mi bisabuelo, en Venezuela reposan los restos de mi madre y mi abuela, las dos mujeres que me formaron como persona y que aún viven en mí.  Recuerdo que cuando era un chiquillo mi abuela y yo íbamos al Mercado principal de Caracas con los puestos de venta  llenos de  mercancías de todo tipo. Las verduras, quesos, mantequilla y flores frescas les traían en carros tirados por burros y mulas.

Y Venezuela se transformó en un país increíble. Y muchos fines de semana miles de venezolanos hacían  sus compras en Miami porque  allí todo “tá barato, dame dos”.

Venezuela era una patria con un gran futuro. Dios la bendijo con tesoros  increíbles, difíciles de encontrar en otras tierras. Por eso no entiendo: que siendo un país paladín de la democracia, esté en circunstancias de precariedad, miseria, y  rivalidades políticas.

¿Y dónde están los miles de millones de dólares que solo por Petróleo le entran a diario a Venezuela? ¿Quién los tiene?

¿Por qué el pueblo no tiene que comer ni dónde comprar la comida? ¿Por qué están tan divididos? ¿De dónde sale tanto odio? ¿A dónde coño se fue la democracia?

Venezuela NUNCA fue así como está ahora. De verdad fue un país exquisito y lleno de oportunidades para todos  ¿Qué pasó?

Me duele verla así, despedazada, triste, enfrentada, llena de miseria y agobio.

¿Por qué destruyeron al país que manaba leche y miel? ¿Por qué?

Ha sido un asesinato de una inocente… con alevosía. Y lo que se avecina es muy duro… pero no hay otra salida.

El país está pasando la peor hora de su vida política y social moderna.  Le pido a Dios por Venezuela, por mi familia y por todos los que viven allí… ¡Protégelos!!!

Y que regrese el país que mana leche y miel. (para todos)

Gilberto Varela P.

Firmas

Una respuesta to “Un país que mana leche y miel. Por Gilberto Varela.”

  1. Nombre says:

    Por lo que allí está pasando, todos estamos muy preocupados…

Deje una respuesta