El hombre, los trastornos de la personalidad y el poder. Por Ángel Nazco García.

abr 24, 2017 4 comentarios por

El hombre, los trastornos de la personalidad y el poder.

El poder en manos de un solo hombre no deja de ser una amenaza para la sociedad que le toque sufrirlo. Yo no recuerdo haber estado tan preocupado por la paz en el mundo como lo estoy en este momento. Obviamente, mi generación y las que vinieron después de los años cincuenta del pasado siglo, no hemos sufrido los horrores de la Guerra Civil española, Segunda Guerra Mundial y tampoco a muchos nos ha tocado de cerca tantas otras guerras de la actualidad. Una sola persona con alteraciones de la personalidad, como fue Adolf Hitler (psicópata en el sentido estricto del término, con tendencias obsesivas, histriónicas, narcisistas, paranoide y trastorno bipolar), puso al mundo en jaque. Actualmente, un mandatario de unos de los países más poderosos del mundo, de Estado Unidos, el señor Donald Trump, está exponiendo a toda la humanidad al potencial peligro de una conflagración nuclear a nivel mundial.
Según la opinión profesional de varios psiquiatras americanos, Donald Trump tiene lo que en psiquiatría y psicología denominamos una personalidad narcisista. En este sentido opina también la psiquiatra Marian Rojas Estapé, en su artículo titulado “La Personalidad de Donald Trump”. Según Freud, estas personas tienen un amor excesivo y presuntuoso hacia sí mismos, poseen fantasías de éxito exageradas y desean ser admirados. Estas características les hace perder el rumbo para priorizar el bienestar de los ciudadanos, pudiendo presentar un desorden en la toma de decisiones y aceptar riesgos a veces irracionales.
Este señor, evidentemente narcisista y posiblemente hipomaníaco, está constantemente hiperactivo, ejecutando acciones que le hagan figurar, con la finalidad de que le alaben y alimenten su egocentrismo. Un día construye un muro, otro día prohíbe la inmigración a la población musulmana, al siguiente amenaza a china con acciones comerciales, posteriormente le toca el turno al lanzamiento de la bomba no nuclear más potente jamás lanzada, también dirige un portaviones y otros barcos de guerra en dirección a Corea del Norte y emite serios pronunciamientos como “ya me ocuparé de Corea…”. Mientras los “perros de la guerra” auguran un gran momento para sus industrias, gran parte de la población americana le apoya, de acuerdo a las últimas encuestas de opinión, posiblemente ignorando el gran peligro al que nos expondrá a todos. Espero y confío que las cámaras que conforman su gobierno regulen sus actuaciones, así como sus asesores y algunos psiquiatras que estarán vigilando su sueño y vigilia, como corresponde a una personalidad de su rango.
Una Guerra con Corea pondría la imagen de Trump a nivel de todas las pantallas del mundo, primeras páginas de los periódicos y ni que decir de las redes sociales. Podría ser este el deseo orgasmático de una personalidad desviada como la suya. La clave está en saber hasta qué punto esta patología perjudica los deberes y obligaciones del que la padece.
Los venezolanos padecemos actualmente los efectos nefastos de las actuaciones de un presidente con notorios trastornos de la personalidad como fue Hugo Chávez Frías, pudiendo destacar, según la opinión de un grupo de psiquiatras venezolanos: mitómano, megalómano, fabulador, compulsivo, narcisista, carismático, seductor, envidioso, carente de escrúpulos. No estaría muy lejos de la psicosis al creer que se le apareció un espíritu en forma de pajarito. Lo que ha venido después de la muerte de Chávez lo podemos considerar su herencia, un proceso socio político en progresivo deterioro, liderado por un Nicolás Maduro que se inventa paranoias para esconderse de supuestas agresiones externas, pajaritos para dar una imagen de acercamiento a Chávez, falso, como todos los imitadores.
Esperemos que Trump utilice sus buenas cualidades, que también las tiene, y sepa ordenar sus actuaciones por el bien y la felicidad de su pueblo y del mundo. Sería deseable que se rodee de personas que puedan equilibrar su personalidad. Solo el tiempo lo dirá, aunque me temo que, pase lo que pase, sin vuelta atrás.

Ángel Nazco García.

Ángel Nazco García, Firmas

4 respuestas to “El hombre, los trastornos de la personalidad y el poder. Por Ángel Nazco García.”

  1. Jesus Manuel says:

    Necesita una guerra, Siria no es fuente de compras de armas de nivel, tampoco Afganistán, en cambio Corea Sur y Japón si; también necesitan esa guerra Rusia y China por la misma razón. Espero estar exagerando y totalmente equivocado, creo veremos un “bombardeo preventivo” en estos meses, y después quién sabe… . Saludos, J

  2. Ángel Nazco says:

    De acuerdo con tu comentario Jesús, un abrazo.
    JR”P…r.

  3. Miguel A bosch says:

    Buen articulo, estoy en sintonía con lo que dices de Trump.
    ¿ porque gana la presidencia este presentador impresentable de televisión, porque al igual que Hugo Rafael mintió, y agarro una población cansada de mas de lo mismo, y le ofreció villas y castillos y ahora que….. es una bomba de tiempo falta un balín, para que se prenda la guerra mas espantosa de este era,
    bombardeo preventivo????

  4. Ángel Nazco says:

    Gracias por tu opinión Miguel. Estoy seguro que esta preocupación es compartida a nivel universal. Total, no estoy diciendo nada nuevo, nada que ya la mayoría del mundo no sepa, pero es necesario decirlo una y mil veces esperando despertar a alguien más.
    Saludos.

Deje una respuesta