Ser o no Ser, esa es la cuestión. Por Gilberto Varela.

abr 28, 2017 1 comentario por

A ciertas edades Rebajar DE PESO se convierte en una cosa muy seria.

Ojalá-todo-en-la-vida-fuera-tan-fácil-como-engordar

Y después de luchar un huevo y logramos rebajar algo, apenas hemos visto en el espejo los kilos que perdimos, cuando ya  los tenemos encima, como arropándonos,  abrazándonos. Como si nosotros les perteneciéramos… los mugrosos  kilos no se quieren ir. Esos kilos en el cuerpo son canallas, antipáticos, chanchulleros…

Apenas nos hemos quitado medio kilo cuando en un pequeño desliz en Mac Donal´s, no solo recuperamos lo perdido, si no que se asoman como saludando “los otros” nuevos kilos y con “intereses”. NO hay derecho. Ahí es cuando descubrimos que las Hamburguesas dobles junto a las papitas fritas, el vaso de  refresco y el heladito, son los culpables, de que hagamos lo que hagamos la gordura siempre gana. No hay manera.

Recuerdo una vez en Tenerife que aguanté 10 días sin comer, tan solo bebiendo “Jarabe de Arce”  logre rebajar 7 kilos. Y me gustó. Me sentía “el elegido”. Pero fue una vez. Y más nunca.

A mi edad quisiera quitarme unos cuantos kilos, no por parecer más esbelto si no por cuestiones de salud y edad, aunque mi  mujer dice que- ¿para qué? ¿Acaso vale la pena?- Tú Siempre has sido gordito ¿para que quieres ser flaco ahora?-  No quiero ser flaco, -le contesto- lo que quiero es que cuando pasen unos añitos, no me convierta en un enclenque, o como dice mi amigo el cubano “en un viejito comemierda”.

Otra cosa: con  ciertas edades una carita gordita te mantiene jovial, pero si la rebajas,  de pronto “brotan” un montón de arrugas que no sabes de donde salieron, y  te hacen parecer “Como una ciruela pasa de California”.

Y lo único que quita las arrugas de la cara es una cirugía plástica. Y el mofletero de pellejo que sobra en el cuerpo, también hay que cortarlo con otra cirugía más peluda que el carajo. Ante ese hecho yo quisiera rebajar, pero poco. Solo para sentirme más ágil y jovial. Porque las cirugías son muy serias y costosas.

Y además después que te hacen la cirugía de la cara nadie te conoce. Te quedan los ojos más chinos que un japonés y los cachetes acartonados, en fin que pareces otro que ni tu mujer se acostaría contigo… por no serte  infiel.

Lo de viejo no me lo puedo quitar, gracias a Dios que soy mayor, porque si no lo fuera estaría muerto. Así de claro. Pero sigo con lo mío, quiero rebajar y por ello estoy haciendo ejercicio y un poco de dieta… bueno no tanto. (Hay días que si la hago).

Otros días que me cuesta un Mundo hacer algo, y me dedico a leer un buen libro o a ver una buena peli  y ahí es cuando fallo… porque así es más fácil aumentar de peso.

Ahora mismo voy dejarme de tonterías… creo que voy a ver una película  de unos Vikingos asesinos que… bueno… también tengo una buena novela de Michael Crichton… y…

Mañana, mejor será  mañana cuando comience  hacer  los ejercicios y la dieta…segurísimo.

Gilberto Varela.

 

Firmas, Gilberto Varela

Una respuesta to “Ser o no Ser, esa es la cuestión. Por Gilberto Varela.”

  1. Nombre says:

    Todo lo dejamos para mañana…para después…¿por que el ser humano es así?…y no me contesten que serán algunos, no señor todos o casi todos somo iguales…
    somos como aquel personaje que hacia mi buen amigo Emilio Lovera…que para todo ewra aguaito e indeciso…le gritaban: BOMBERO CORRE QUE MI CASA SE QUEMA…y el contestaba “ya vamos pa lla”…y nunca hacia nada…jajajajaja…que caray ,…hay tiempo para todo…por eso yo tambien digo…”ya vamos pa lla”…

Deje una respuesta