EL FRAUDE A LOS SEGUROS PERJUDICA A TODOS. Por José Ignacio Pagone G.

abr 29, 2017 Sin comentarios por

El fraude a las compañías de seguros se ha convertido en un trabajo muy bien remunerado  con poco esfuerzo a costa del resto de los conductores que evitamos los accidentes haciendo uso del bien sentido común y estando atentos en el momento de la conducción.

Las compañías de seguro reciben semanalmente centenares de reclamaciones por accidentes de tráfico, las más comunes las coberturas de Responsabilidad Civil por daños materiales y Responsabilidad Civil por daños corporales.

En 2016 se registro un incremento de  estafas al seguro, pero el total del monto de indemnizaciones  fue menor.

Por cada euro invertido en investigar, las aseguradoras evitaron el pago de 35 en indemnizaciones.

Han tenido que abrir un departamento para hacerle seguimiento a este tipo de actividades ilícitas y actualmente poseen sofisticados  equipos de investigación contra el fraude, ficheros informatizados anti-fraude como el TIREA o  el SENDA o los  servicios de investigadores privados.

El fraude va vinculado a una  pérdida económica y las compañías de seguro  denuncian muy pocos casos  para evitar largos y costosos juicios.

De acuerdo al Código Penal, que  establece penas de cárcel, para las estafas de tipo básico (compañías de seguros) que superen los 300€.

La Ley de Contratos de Seguro contiene regulaciones en el área  mercantil  que permite al asegurador exonerar su obligación de pago de la indemnización en caso de reclamaciones que hayan sido demostradas como fraudulentas.

Las compañías de seguro han clasificado a los defraudadores en tres clases.

1.-Defraudador ocasional

Defrauda cuando tiene que hacer frente a un problema

2.-Defraudador habitual

Defrauda, simulando un siniestro, de manera repetida a lo largo del tiempo.

3.-Defraudadores para involucrar a otros en delitos inexistentes.

Defrauda simulando un siniestro, de manera muy ocasional y puntual para intimidar a otras personas e involucrarla en hechos delictivos.

Los motivos que inducen a cometer un fraude son numerosos y van desde la acción individual hasta involucrar a familiares y amigos en hechos delictivos.

Las compañías de seguro han incrementado los controles y las compañías de seguros están utilizando investigadores privados legalmente autorizados para determinar con exactitud que el accidente haya sido una acción fortuita y no una acción premeditada.

El monto defraudado esta cerca del  1,70% de los siniestros reclamados.

Esto representa mucho dinero para las compañías de seguros y para los asegurados.

Se trata, por tanto, de un problema muy serio.

Las aseguradoras llevan a cabo una importante inversión tanto en personal como en equipos y estos realizan  una ardua y dura labor de investigación para obtener y  detectar las  pruebas que por los momentos los exonera del pago.

No puede resultar fácil dicho trabajo, cuando la sociedad en general, no propicia su colaboración, al no existir una conciencia para combatir este DELITO.

Estos siniestros pueden terminar rechazandose el pago conforme a la vía mercantil, firmando un acuerdo con el beneficiario por un importe más bajo del reclamado o pagando el siniestro en aquellos casos en que no sea demostrable, mediante una prueba.

Muy pocos casos acaban denunciándose, desgraciadamente. Podemos concluir que es  muy importante que se trabaje bajo el modelo de prevención, detección y sanción y que además se dicten charlas en las autoescuelas con el propósito de promover y crear conciencia sobre este tipo de actuaciones ilícitas que a la larga perjudican a todos los conductores ya que los incrementos de los costes operativos son aplicadas a las pólizas que cada año vemos subir.

La lucha contra el fraude es cosa de todos.

José Ignacio Pagone Guerrieri.

Firmas, José Ignacio Pagone
Sin respuestas a “EL FRAUDE A LOS SEGUROS PERJUDICA A TODOS. Por José Ignacio Pagone G.”

Deje una respuesta