REFLEXIONES. Cuando un dedo tapa más que el sol. Por Angélica Perozo Piña.

may 06, 2017 Sin comentarios por

Cuando un dedo tapa más que el sol

… Y mientras tanto, en algún lugar de la estratósfera mental de cuyo lugar se resistía a salir, se encontraba la conciencia de aquél convertido en una especie de soldado servil, incapaz de interpretar lo que se desnudaba ante sus ojos, incapaz de creer que en sus manos estaba el poder de cambiar para mejorar.  ¡Que sí!, le gritaban las sangrantes heridas, ¡que se puede ser más y mejor, que la verdad no es la que te enseñaron a repetir, que el mundo es más grande aún, que es profundo, que no tiene límites, que los límites te los inventaron y tú te los creíste!

Le habían dicho que el mundo confabulaba en su contra, que seres malignos se negaban a prosperar con la única intención de que él tampoco lo hiciera, que el vacío que imperaba a su alrededor lo creaban para hundirlo y acabarlo, y lo hacían desde otras latitudes, quizás desde algún extraño planeta, quizás desde un monte conspirador o desde un mar instigador, pero siempre en conexión con las mentes perturbadas de quienes desde un plano más cercano lo empujaban hasta el fondo, hasta ahogarlo.  Y a él le resultaba más fácil creerlo que pensar en el peso hiriente de la bota que lo inspiraba mientras pisoteaba su propia dignidad.

No necesitaba una amplia sombrilla para resguardarse del sol.  Un solo dedo le resultaba más que suficiente para tapar el sol que lo encandilaba. Estaba convencido de que una buena sombra lo cobijaba.  No se daba cuenta de que el resto de los mortales, los de los ojos abiertos, lo miraba desde un silencio contenido entre látigos de miedo y resignación y veía cómo su piel se bronceaba y se quemaba por los inclementes rayos de aquel sol que su dedo inquisidor pretendía tapar.  Tan quemada estaba ya su piel, como rostizada su conciencia, a fuerza de tanto engaño, lavado con falsas promesas y con un poco de jabón barato, el mismo que usan para lavar los cerebros serviles.

Con un pan viejo, un atún mal enlatado, una leche caducada, un aceite reciclado y un café amargo y desmerecido, le completaron el pequeño vacío que se ahuecaba en su conciencia.  Despertaba mal humorado, pero enseguida su espalda se erguía y su cabeza, media desmembrada y hueca, se acomodaba en su lugar para salir a convencerse una vez más de que el mundo conspiraba contra él.

¡Qué mal le sentaba la vida! ¡Qué grande le quedaba el mundo! Sus pies no calzaban ni en su propia ironía.  Un ser mal viviente, sin memoria, sin cariño, sin creencia, sin un atisbo de decencia.  Un ser que caminaba porque el camino estaba hecho, que bailaba porque los otros bailaban, que usaba su dedo como sombrilla y tapaba hasta las lunas de otros planetas.  Y dominaba, porque tenía el látigo y gritaba, porque su voz cruel sólo aprendió a gritar.

Con su grillete a cuestas, su mirada tras los barrotes de su conciencia, su peso convertido en inercia, me atrevo a dibujarlo en el muro roído del bastidor del teatro acabado y moribundo.  Allí se queda, sólo dibujado, para que el tiempo destruya su imagen de nunca jamás, para que se desvanezca cuando caigan los muros y no queden piedras que recuerden su existencia. Que el viento aleje su polvo y que no se atreva más nunca a ponerse ni tan siquiera debajo de las suelas de los zapatos de los verdaderos caminantes, los que construyen caminos y siembran nobleza y dignidad.

Soldados con dedo hiriente usado como sombrilla existen muchos.  Hay muchas categorías, éstos quizás revestidos con su propia ignorancia pretenden aparentar el conocimiento que no tienen ¡y no lo tendrán!  Es demasiado el jabón aseando cerebros y son demasiadas las escobas barriendo ideas a su paso.  Demasiada crueldad, demasiada ausencia de libertad…

 Angélica Perozo Piña.

www.angelicaperozop.blogspot.com

Nota del Editor: Estimado lector, si Ud. quiere leer todos los artículos de nuestra colaboradora, le invitamos a visitar su blog: www.angelicaperozop.blogspot.com, o ir a la casilla “buscador”, que está en la parte superior derecha de nuestra página de inicio, poner el nombre de Angélica Perozo Piña y tendrá a su disposición todos sus excelentes artículos.

Angélica Perozo, Firmas
Sin respuestas a “REFLEXIONES. Cuando un dedo tapa más que el sol. Por Angélica Perozo Piña.”

Deje una respuesta