REFLEXIONES. Las palabras que brotaron. Por Angélica Perozo Piña.

may 13, 2017 2 comentarios por

Las palabras que brotaron

Que nadie juzgue el ardor de mi dolor. Que nadie mida el tamaño de mi pena, ni el ancho de mi sonrisa. Que nadie pretenda pesar mi corazón, ni pintarlo de otro color. Que mi corazón tiene el color de mi vida y es mi color. Que mi perfume huele a tierra, a mi tierra, aunque me bañe en mares de sal fría, aunque me queme el sol de un otoño ajeno que me abraza y me dice que me quiere. Que cuando quiero gritar grito y cuando quiero llorar lloro. Que mi llanto también es de lluvia que ablanda el camino y lo hace fértil. Que mi tristeza es mía y mi alegría es mía. Que sé amar y mucho. Que el viento me golpea y me despeina y yo sigo. Que si quiero mirar, miro y si quiero soñar, cierro los ojos y vuelo alto, muy alto. Que no siento vergüenza y amo lo que me levanta y me acaricia. Que soy de aquí y de allá, que vengo de cualquier parte y siento de cualquier modo. Y sé luchar porque no me acobardo, aunque tenga miedo. Que no me atan las cadenas, ni las miradas. Que la palabra es mi bastión, que mi orgullo es mi honor. Que exploto y sonrío a la vez y regalo mis ilusiones al viento, a quien las quiera. Y las escribo porque sí, porque se me salen y las recojo en una cesta y las amontono para lanzarlas al cielo y que vuelen y se vayan, o que se caigan y mueran. Es igual…

Que veo a mi gente llorar y no aguanto más. Que veo a mi gente morir y no puedo más. Y me indignan los falsos decretos y las miradas esquivas de quien no se quiere enterar. Que la lucha existe, aún quedan fuerzas y cada quien lucha como puede. Que mi corazón se estremece cuando se agota de tanto apretar para que el llanto no aparezca de nuevo. Y recuerdo que hay esperanzas, a pesar del humo y los disparos lanzados desde los ojos, desde los muros, desde las letras y también desde las armas.

Que ya quiero que se callen los murmullos de fantasmas que usurpan lo que no les pertenece y quiero que se vayan y no vuelvan. Que ya es bastante, que ya es suficiente y he dicho que no quiero más. ¡Ya basta! Que no quiero que me miren de lejos, sino de cerca. Que no quiero leer abrazos, ni besos, yo sólo quiero abrazar y besar: los sentimientos, los cuerpos frágiles y los erguidos, las espaldas jorobadas de tanto cargar el peso de la miseria ajena, las pieles sufridas de tanto soportar el desgaste de la palabra hiriente… los recuerdos, es que se encienden los recuerdos… ¡Ya basta!, le dije al vacío insoportable que me separa de lo que es mío. Que es mío y lo repito porque es mío. Como mi color, como mi perfume, como lo profundo de mis ojos que todo lo graban, como mi garganta muda y mis manos que tanto hablan. Que mi entereza no se perturba y lo decidí sin saberlo, así como decidí caminar por la vía contraria aunque me empujen, aunque tropiece.  Que el tiempo está a mi favor, aunque se quede dormido de vez en cuando, y está conmigo, aunque se esconda detrás de la rutina de todos los días.

Que no sé hasta cuándo, ni hasta dónde, que sólo sé que sigo, que permanezco mientras tenga vida y no me desvío.  No quiero pensar en quien no pienso, ni quiero mirar a quien no miro.  Pero sé que se irán los que se tengan que ir y vendrán los que tengan que venir.

Que el silencio grita y ya no se ahoga.  Que todo cambia y cambiará.  Cierro los ojos, pienso.  Es que me he hecho rebelde de tanta injusticia maquillada, tanto egoísmo… Mejor no pienso más, sólo confío.

Angélica Perozo Piña.

www.angelicaperozop.blogspot.com

Nota del Editor: Estimado lector, si Ud. quiere leer todos los artículos de nuestra colaboradora, le invitamos a visitar su blog: www.angelicaperozop.blogspot.com, o ir a la casilla “buscador”, que está en la parte superior derecha de nuestra página de inicio, poner el nombre de Angélica Perozo Piña y tendrá a su disposición todos sus excelentes artículos.

 

Angélica Perozo, Firmas

2 respuestas to “REFLEXIONES. Las palabras que brotaron. Por Angélica Perozo Piña.”

  1. Ángel Roberty says:

    Que bellas palabras de liberación mental y espiritual. Liberación personal y ubicación total en espacio y personas en este tiempo.
    Te felicito , te abrazo y te beso. Así no no lees pero sé que lo sientes.
    Tu amigo
    Ángel Roberty

  2. Angélica Perozo says:

    Mi querido Ángel Arturo, claro que lo leo, lo sé y lo siento. Mil gracias por tus palabras mi amigo de siempre y para siempre. Sé que sientes y vives cada letra y cada frase. Un gran abrazo y que Dios te bendiga.

Deje una respuesta