Momentos decisivos. Por Pompeyo Márquez.

may 19, 2017 Sin comentarios por

Es obvio que la camarilla gobernante está derrotada.

La alternativa democrática retoma la ofensiva en la lucha contra las violaciones a la Constitución. Se puede decir sin exageración que estamos ante un país en rebelión popular contra un gobierno ostensiblemente debilitado y con demasiadas muestras de ingobernabilidad. Podemos traer a colación la frase de Antonio Leocadio Guzmán: “Venezuela es como un cuero seco, que cuando la pisan por un lado se levanta por el otro”, como lo evidencian estas recientes movilizaciones a nivel nacional que tienen como centro restablecer el hilo constitucional y alcanzar el cambio político. Las “iniciativas” como la “Constituyente” fraudulenta que anuncia el Gobierno resultan un fiasco y ponen de bulto su ineficacia.

Las protestas son diarias, todas plenamente justificadas y en las más variadas esferas de la vida nacional. El país está paralizado desde el punto de vista de la actividad económica. Venezuela, como decíamos antes, luce ingobernable y está sometida a la violenta represión de los cuerpos de seguridad, pero se ha puesto de manifiesto cómo nuestro pueblo perdió el miedo, incluso a pesar de la represión que dado pie a muestras de heroísmo entre la juventud. La indignación que existe en ese medio ha estallado y los excesos y violaciones a los derechos humanos han incorporado nuevos contingentes a la lucha por el cambio político, aspiración de la abrumadora mayoría de la población. En esa mayoría hay que destacar un apreciable porcentaje de oficialistas cargados de frustración, de desencanto, que habían creído en las falsas promesas propagadas a lo largo de 18 años y que ahora constatan que el modelo que se quiere aplicar ha fracasado.

Es obvio que la camarilla gobernante está derrotada; su fracaso no puede ser más estruendoso, el país está sumido en la más profunda crisis y el hambre muestra su cara por doquier y la mayoría del país quiere el cambio político dentro del marco de la Constitución vigente, en la más amplia Unidad Nacional que se exprese en un gobierno de transición que gobierne para todos, que trate de unir a nuestro pueblo.

Hay que luchar unidos, coordinar las luchas reivindicativas sectoriales con aquella que inevitablemente, y lo decimos sin espíritu voluntarista, conquistará una Venezuela democrática, que respete la Constitución, los derechos humanos y mejore las condiciones de vida. Tener fe en este heroico pueblo que dijo ¡basta!, que no se rinde y por tanto es capaz de alcanzar la victoria.

Pompeyo Márquez.

@FundaPompeyo

http://www.ultimasnoticias.com.ve/noticias/opinion/momentos-decisivos/

Firmas
Sin respuestas a “Momentos decisivos. Por Pompeyo Márquez.”

Deje una respuesta