La ruleta rusa. Por Carlos Raúl Hernández.

jun 19, 2017 Sin comentarios por

La cúpula del poder se lanzó a fondo con la constituyente comunal, uno de los peores espantapájaros jurídicos de que se tenga noticia. Algo así solo es posible en una estructura de fuerza, libre para hacer lo que le da la gana y que, cuando no lo hizo, fue porque impactos de lucidez opositora la frenaron. 19 años de lidia muestran que en la crispación del conflicto encuentran el ruedo para embestir. Cuando esa lucidez parpadea, aprovechan los autoengaños y aventuras para hundir la daga hasta donde dice made in China. Gracias a los resbalones de 2002-2003, engrillaron la economía y el retiro de la AN en 2005 les permitió nombrar el TSJ, el CNE, la Reforma de la Ley Electoral y todas las demás del avance totalitario. Gramsci lo analizó en miles de páginas y parece que habría que estudiarlo: si el débil desafía la fuerza bruta en su terreno, lo aplastan. Su arma arma es la inteligencia.

Lanzan la Constituyente con el fin de afrentar, abofetear el riot opositor en las calles en una demostración de desprecio por y contra más de ochenta por ciento de la ciudadanía. Es para deshacer hasta los más recónditos rincones de autonomía de la sociedad, otra vuelta de tuerca totalitaria. En adelante no se podrá elegir democráticamente concejales, diputados regionales ni nacionales, gobernadores ni alcaldes, sino con normas parecidas a las que rigen para la constituyente comunal. Y luce obvio que cuenta con la aprobación cubana, ya que en Latinoamérica solo Fidel actuó con un desprecio tan absoluto por el entorno que le permitió  destruir un país rico y civilizado, y varias generaciones. Con Chávez tuvimos autoritarismo plebiscitario que llegó a gustarle a más de dos tercios de la población, pero a partir del 6D-15 su base popular se hizo minoritaria.

Darwinismo político
Las rudas condiciones que crea un régimen autoritario para la lucha, son teatro de darwinismo político en el que las fieras devoran sin piedad a los que se descuidan y mantener las fuerzas es misión esencial. El Abate Sieyes, autor de la Declaración de los Derechos del Hombre de 1789, reapareció en el poder después del Terror y guillotinado Robespierre, y declaró “yo sobreviví”. En esta ley de la selva revolucionaria, la cúpula responde brutalmente con la constituyente comunal ante el esfuerzo de la ciudadanía por el RR el año pasado y elecciones generales para éste. Es una operación de alto riesgo, aunque no kamikaze. La diferencia conceptual entre ambas es que las primeras aunque con gran posibilidad de aniquilación, tienen un aceptable porcentaje de sobrevivir, como la ruleta rusa.

En las segundas la tasa de sobrevivencia se acerca a 0. Los kamikaze celebraban funerales colectivos antes de despegar y era un gran deshonor regresar a la base, donde tenían que hacerse seppuku. En el “Día D”, una operación de alto riesgo, la flota aliada  zarpó de Inglaterra sin saber si el comando alemán había descubierto el punto de desembarco entre dos posibilidades estocásticas: Calais o Normandía. Eisenhower partía con 50% de posibilidades de que la operación resultara catastrófica porque la estuvieran esperando, que crecían porque aún si engañaban a los nazis en este primer sorteo, -como ocurrió- con tanques podían arrasar la invasión en la playa. Eso no pasó porque Hitler dormía, nadie se atrevió a despertarlo y él concentraba el mando único de la División Panzer. El punto es que la cúpula en Venezuela emprende la Constituyente como fin, no para cambiar la Constitución, que no le interesa ni cumple.

¿Habrá Constituyente?
Nombrar un TSJ fuera de las normas, desconocer la AN, y esta convocatoria, los pasa de gobierno minoritario a de facto. Pero al mismo tiempo el entorno económico y social se desploma por el manejo podemita, que experimenta con la gente -como Mengele-, lo que pretenden aplicar en España. La cúpula hoy tiene la audacia de imponer al partido la Constituyente sin remilgos y a grupos militares que disienten, en el primer caso en declaraciones de dirigentes, y en el segundo de oficiales en retiro estrechamente ligados a Chávez. Resalta que frente a un movimiento de calle que no pone en peligro al gobierno, lancen esta cachetada que revivió lo que ya tendía a apagarse, profundiza la disidencia chavista, agiganta el papel de la fiscal Ortega y crea una especie de amplio frente antigobierno. ¿Es una operación suicida? Muchos piensan que las resistencias impedirán este topo a todo, y que su retiro podría producirse en dos contextos.

Tendría que ser una especie de “revolución en la revolución” en el chavismo que dé un vuelco. Otros piensan que se requiere un ya fabuloso acuerdo gobierno-oposición con seguridades mutuas para un aterrizaje suave en el cronograma electoral. La dificultad es que desde 2016 hacen estragos los manuales de autoayuda política para derrocar dictaduras en diez lecciones, tales como el de Gary Sharp, y otros bodrios. Se impuso una ideología hominoide contra cualquier posibilidad de entendimiento concebido para prevenir que la violencia zozobre al país, el jacobinismo dominó la escena y todo el que tenía un minuto de medios se dedicó a endiablar cualquier palabra como negociación, diálogo, acuerdo. Hay quien recomienda cocinar bien las palabras por si hay que comérselas, cosa que hacemos cada 4 meses. Recogemos el agua derramada y seguimos.

Carlos Raúl Hernández.

@CarlosRaulHer

http://www.eluniversal.com/noticias/opinion/ruleta-rusa_657198

Firmas
Sin respuestas a “La ruleta rusa. Por Carlos Raúl Hernández.”

Deje una respuesta