REFLEXIONES. Lo siento por ellos… Por Angélica Perozo Piña.

jul 15, 2017 Sin comentarios por

Lo siento por ellos

Allí están, aferrados a lo que parece un último aliento. Sus gestos muestran falta de voluntad, como quien ha perdido autenticidad. No creen en sus propias fuerzas y se cuelgan a las de aquel que presume tenerlas. Aparentan un rigor que no tienen y se excusan tácitamente al estar del lado del poder que los protege y acoraza. Ha sido mucho el tiempo sintiéndose blindados y sus cuerpos se han acostumbrado a esa rara paz impuesta a la fuerza. No sé si es pena lo que dan, no creo que den para más, tampoco creo que den para menos. Dan lo que un mortal súbdito puede dar cuando ya no tiene voluntad.

¿Valientes? Tal vez. Una valentía extraña. Quizás ellos se sientan así. Quienes no han conocido la libertad quizás puedan sentirse valientes cuando defienden filosofías aprendidas, da igual si encerradas y de único criterio. Pero quienes han vivido en libertad alguna vez, ¿cómo pueden sentirse valientes para defender encierros mentales y límites conductuales? ¿Tan incapaces se sienten de poder vivir por su cuenta, que son capaces de deslucir sus habilidades y ponerlas al servicio de quien dice ser más que ellos? Y todo por transitar por el camino fácil.

Si pudieran sentir la satisfacción de labrar caminos propios, si alguna vez pudieran entender que la tierra no produce sola y que es insensato vivir a expensas de lo que el repartidor de canastas regale cada día, avanzarían sin darse cuenta y arrastrarían con su apero a su generación hasta recoger una gran cosecha. Pero andan a tientas, esperando encontrar una sombra que los acobije, los mime, les haga su horario, les organice la vida, les diga qué hacer, cómo y cuándo, y hasta les riña de vez en cuando.

Por eso los veo repitiendo frases que corean como secuaces moribundos, mutilados de conciencia y rociados de incapacidad. ¡Cuánta absurda sumisión! ¿Habrá espejos en su conciencia? ¿Habrá recuerdos? ¿Habrá al menos un mínimo de vergüenza?

La historia suele tener muchos lados. Seguramente me he equivocado muchas veces, seguramente muchos lo hemos hecho. Lo que sí tengo claro es el lado de la historia en el que me he colocado y en el que, con matices, aromas y colores, seguiré estando.

Que lo entienda quien lo quiera entender. Quien no, que siga husmeando en los ideales de otro y entregue su autenticidad a esa absurda fidelidad a los humos envolventes de los timadores de oficio, esos que se fuman la inteligencia ajena y usan la que les queda para alimentar hogueras con las que queman la historia, la verdad, la valentía, hasta su propio futuro.

Porque las cosas cambian, porque nada es eterno, porque los que antes encendían hogueras, hoy queman sus manos, porque la justicia llega y la prisión existe.

No sé si serán capaces de seguir coreando sus insólitas consignas. Tampoco sé si olvidarán el nefasto papel que sumisamente han asumido. Yo los sigo viendo, aferrados a ese último aliento, jugando a su doble papel de arrogantes y resueltos en su vida de puertas afuera y de sumisos abatidos en su patético rol de puertas adentro.

Lo siento por ellos… ¡Qué desperdicio!…

Angélica Perozo Piña. 

Angélica Perozo, Firmas
Sin respuestas a “REFLEXIONES. Lo siento por ellos… Por Angélica Perozo Piña.”

Deje una respuesta