Mañana habrá un acto democrático y una pantomima. Por Adolfo Salgueiro.

jul 16, 2017 Sin comentarios por

Mañana está prevista la celebración de una jornada democrática (el plebiscito convocado por la MUD) y otra antidemocrática (la pantomima preelectoral organizada por el CNE).

El evento democrático –si consigue llevarse a cabo– goza del mayor sustento tanto de legalidad como de legitimidad. Es legal por cuanto no existe norma alguna que prohíba que las personas se organicen para realizar peticiones y/o auscultar opiniones. Viene siendo como una encuesta cuya muestra consiste en varios millones de entrevistas destinadas a verificar las tendencias que prevalecen en la sociedad. El resultado de esa encuesta puede ser no vinculante desde el punto de vista legal, lo cual no significa que si la misma es masiva, creíble y contundente no pueda tener un efecto político imposible de ignorar. No es cierto –ni lógico– que todo evento en el que se consulten opiniones deba ser autorizado y/o gerenciado por el Consejo Nacional Electoral.

¿Concibe usted que las asambleas de clubes, sociedades de vecinos, concursos de belleza, etc. sean necesariamente supervisadas por una autoridad pública? Muy distinto al caso de los eventos en los que se vayan a elegir las personas que van a integrar los poderes del Estado.

El evento no democrático –por no decir bufo– posiblemente esté investido de alguna legalidad normativa (no estoy 100% seguro), pero es evidente que sí está teñido de todos los vicios que afectan su legitimidad. En primer lugar ha sido convocado para el mismo día en que otro evento importante, aunque no oficial, había sido anunciado mucho antes. Tiene por propósito evidente favorecer una parcialidad política haciendo uso de todos los recursos que el Estado dispone. Tiene una alta y calculada posibilidad de convertirse en enfrentamientos causados por la cercanía de los puntos de concentración y, por último, es innecesario que una práctica requiera la misma amplitud y despliegue del evento que se quiere desarrollar.

Todo lo anterior ilustra en forma irrefutable la condición de sumisión del Poder Electoral que se ha rendido en forma incondicional a los dictados del Ejecutivo, de la misma manera cómo lo han hecho los demás poderes a excepción, naturalmente, de la Asamblea Nacional y a última hora la Fiscalía (“tarde piaste, pajarito”).

Las apariciones mediáticas de la señora Tibisay Lucena recuerdan a aquel célebre abogado personaje del cómico Joselo –el doctor Chimbín– que envolvía la más elemental respuesta en una maraña de citas y articulados que tornaban ininteligible todo el argumento. Ni qué decir las otras señoras integrantes del tal CNE cuyas declaraciones no podemos ni siquiera cubrir con el calificativo de “vergüenza ajena”, porque ni a ese nivel de insensatez llegan. Cantinflas quedaría apenado! Pobrecito el rector Rondón de tener que desempeñarse con sensatez en ese ambiente contaminado de insensatez y desvergüenza.

Vale decir, pues, que se vuelve a confirmar lo que ya es harto evidente: el CNE se ha quitado la careta, la Contraloría y la Defensoría han hecho otro tanto y el TSJ lleva rato autoinvestido del rol de ejecutor de todas las irregularidades. No sería extraño, entonces, que a la hora de publicarse estas líneas se haya resuelto en forma “exprés” algún atrabiliario recurso judicial invalidando el firmazo democrático cuyo peso político será determinante en el escenario nacional e internacional. Tampoco sería de extrañar que los cuerpos de seguridad del Estado inventen la necesidad de dispersar a puntapiés y “gas del bueno” a aquellos ciudadanos que aspiren a expresar una opinión no vinculante, pero recontravinculante, tanto más cuanto mayor sea el número de adherentes. Cuanto más esfuerzo se coloque en impedir y reprimir la iniciativa democrática más evidente se hace el miedo de los mandones antidemocráticos. ¿O no?

De paso, no olvidemos que el firmazo de la MUD es voluntario, mientras que la pantomima preparada por el CNE está envuelta en amenazas ya ni siquiera veladas, sino expresadas a plena luz.

Adolfo Salgueiro.

@apsalgueiro1

http://www.el-nacional.com/noticias/columnista/manana-habra-acto-democratico-una-pantomima_193103

Firmas
Sin respuestas a “Mañana habrá un acto democrático y una pantomima. Por Adolfo Salgueiro.”

Deje una respuesta